El auténtico sabor mexicano: Receta de enmoladas de pollo

El mole es una tradicional salsa mexicana llena de historia y forma parte de los platillos más representativos de la culinaria de México. Aprende a preparar unas clásicas enmoladas, son deliciosas, económicas y muy sencillas de preparar

Las enmoladas son un platillo clásico en México, que se sirve en puestos, fondas, cafeterías y todo tipo de restaurantes.
Las enmoladas son un platillo clásico en México, que se sirve en puestos, fondas, cafeterías y todo tipo de restaurantes.
Foto: Jeff Kramer / Flickr

Uno de los ingredientes más indispensables y destacados en la gastronomía mexicana es el inigualable mole, el cual ha dado lugar a suculentos platillos que llenan de tradición a la gastronomía mexicana. Existen diferentes tipos de mole, los cuales varían dependiendo la región en la que se preparen los más populares son el mole poblano y el mole oaxaqueño. A modo general el mole se caracteriza por ser una salsa mexicana que se elabora con chiles y especias, es un platillo tradicional de la zona centro-sur de México del cual se tienen diferentes versiones sobre su origen. 

Los orígenes del mole se remontan a épocas prehispánicas que se utilizaba para ofrendar a Moctezuma, posteriormente se dice que en el siglo XVII en la ciudad de Puebla una monja llamada Andrea de la Asunción creó este singular platillo en el convento de Santa Rosa, para agasajar a Virrey Tomás Antonio de la Serna quien estaba de visita.

Lo cierto es que esta receta fue evolucionando con el paso de los años y esta salsa elaborada a base de mezclas de chiles, pepitas, tomates, achiote y otras especias, durante la época de la colonia fue transformándose y dependiendo la región se le fueron agregando diversos ingredientes locales, sobretodo de originarios de Europa y Asia. 

En torno a la historia del mole también existe una popular leyenda que narra que debido a la visita de Juan de Palafox y Mendoza Virrey de la Nueva España y arzovisbo de Puebla, se le ofreció un banquete en un convento poblano lo que destacó fue que todos los cocineros poblanos participaron en la creación de los alimentos, y por un accidente de un fray se creó el mole con guajolote. 

Sin importar el origen de esta maravillosa receta, rápidamente se volvió el platillo favorito de muchos mexicanos, al grado que actualmente es seleccionado como el plato principal en todo tipo de celebraciones; desde las fiestas patronales, bodas, XV años, bautizos y hasta en los funerales. También es un plato que no puede faltar en las fiestas tradicionales mexicanas como son la celebración del grito del 15 de septiembre (la Independencia de México) y el día de Muertos. 

Lo cierto es que tanta historia e inspiración han servido a lo largo de los años para crear diferentes variantes de mole, expertos calculan que en México a parte del tradicional mole poblano existen cerca de 50 tipos de mole entre los que se destaca el mole blanco, el pipián verde, el mole almendrado, el mole de olla, el pipián rojo, el mole prieto y el mole negro. 

Complementario a las suculentas variantes de mole que existen en toda la República Mexicana, se han creado numerosos platillos utilizando el mole como el ingrediente protagónico. Tal es el caso de las famosas “Enmoladas” deliciosas tortillas de maíz, rellenas de pechuga de pollo deshebrada, bañadas en salsa de mole y cubiertas con crema, cebollita y queso desmoronado. ¡Un manjar que no te puedes quedar sin  probar! Conoce el paso a paso de este representativo platillo mexicano, que le encantará a toda la familia.