El vecindario Austin Village de Chicago está cambiando

Vanessa Stokes, fotógrafa, se encontró un tesoro de imágenes de su padre con las que ahora mejora el barrio para que la gente no lo siga abandonando.
El vecindario  Austin Village de Chicago está cambiando
Algunas de las imágenes con las que ahora se adorna el vecindario Austin Village. (Suministrada)
Foto: Cortesía

El vecindario de Austin Village, en Chicago, Illinois, es comúnmente conocido como un barrio peligroso y abandonado. Pero mientras algunos residentes intentan alejarse del vecindario, otros desean regresarlo a sus años de gloria.

Entre ellos esta Vanessa Stokes, una fotógrafa profesional, quien hace unos años descubrió un tesoro de imágenes en la casa de su madre y desde entonces, se ha propuesto a compartirlo con el mundo.

El padre de Stokes, Dorrell Creightney, era un reconocido fotógrafo entre las décadas de los sesentas a los ochentas. Y mientras sus imágenes más populares eran de la moda, música y comerciales, Creightney—a lo que su archivo de imágenes demuestra—disfrutaba tomar fotos de la vida diaria de las personas.

Creightney era originario de Jamaica y emigró con su familia a Estados Unidos en 1954 cuando tenía 18 años de edad. En 1969 el fotógrafo abrió su estudio comercial de fotografía, convirtiéndolo en el primer dueño de de un estudio de color en la ciudad de Chicago.

Imágenes del fotógrafo, finado, Dorrell Creightney. (Suministrada)

Después de muchos años de trabajo y tras una corta batalla contra el cáncer, Creightney falleció en el 2011.

Sin embargo, Stokes colectó las miles de fotos que su padre tomó y estaban a punto de quedar en el olvido. Son tantas que se estima pudieran llegar al medio millón de imágenes.

“Cuando iba a visitar a mi familia vi las fotos y pensé que tendría que haber una forma de revivirlas”, contó Vanessa en entrevista con La Opinión.

Ella quería que el legado de su padre fuera compartido con la gente.

Las imágenes muestran desde las calles de Chicago hasta la cultura de los afroamericanos mediante las leyendas del jazz. Pero también hay varias fotos tan simples pero detalladas como niños jugando en la calle, mujeres platicando o parejas abrazándose.

Vanessa Stokes ha revivido las imágenes de los sesentas y setentas que fueron tomadas por su padre, el fotógrafo Dorrell Creightney. (Suministrada)

En el 2016 Stokes solicitó una subvención con el Departamento de Servicios Culturales de la ciudad de los vientos y una vez que fue aprobado decidió convertir algunas de las imágenes de su padre en arte público gigante para que la gente lo disfrute.

“Es como una galería de arte, las imágenes son instaladas para activar los lugares”, contó Stokes. “A diario se ve la gente contenta de ver un cambio en la narrativa de sus vecindarios”.

Para el proyecto se escogieron 12 imágenes que fueron plasmadas en viaductos y la línea verde del metro. Esto ocurrió en el 2017 cuando la ciudad nombró a este año como el año del arte público. Las imágenes están instaladas en cuadros de 8 x 6 pies y continúan ahí por tiempo indefinido.

Stokes dijo que se siente orgullosa de ver el trabajo de su padre compartido de forma pública ya que el West Side, donde esta Austin Village, esta quedando abandonado.

“Más de 250 mil personas han abandonado el lugar por la mala reputación que los medios de comunicación le dan”, dijo Stokes. “El vecindario es un 90% de afroamericanos y la gente no participa mucho en actividades sociales”.

La fotógrafa aseguró que esta comprometida a ayudar a preservar el legado de su padre al utilizar las imágenes que tomó hace muchos años para un beneficio público. También espera poder cambiar la imagen negativa que tiene Austin Village para que sus habitantes ya no se tengan que mudar a otros lugares y se sientan orgullosos de su vecindario.

Puede ver más imágenes en http://www.creightneyphoto.com/