¿Por qué no se come carne en Semana Santa?

El ayuno actual que promueve la religión católica invita aprender a dejar ir lo que no es necesario
¿Por qué no se come carne en Semana Santa?
Foto: Pxhere

La cuaresma es un periodo de cuarenta días en las que creyentes practican abstinencia de carne roja y ayuno. Inicia con el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo.

Abstinencia proviene de la palabra del latín “abstinentia”. Es un tiempo de penitencia antes de Pascua en memoria de los cuarenta días que ayunó Jesucristo en el desierto.

El ayuno consiste en reemplazar la comida fuerte del día (el almuerzo) por pan y agua. De acuerdo a la iglesia católica, “el ayuno es visto como una forma aprender a cambiar nuestra actitud con los demás y con las criaturas: de la tentación de devorarlo todo, para saciar nuestra avidez”.

Anteriormente no solo no se comía carne, sino tampoco grasa, ni huevos. La comida ordinaria se componía de verduras y legumbres. Preparar una comida que incluyera carnes era costoso y se consideraba “suculento”. Por ello, “una forma de ayunar y una forma de austeridad era no comer carne”.

Actualmente, el código de la iglesia católica solo señala el ayuno el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.  

Dejar ir cosas superfluas

El papa Francisco hizo una reflexión actual sobre el ayuno, y se detiene en las muchas cosas inútiles que rodean nuestras vidas, y que buscamos conseguir porque parecieran necesarias aunque en realidad no lo son.

Ayunar es saber renunciar a las cosas vanas, a lo superfluo, para ir a lo esencial.

“Ayunar no es solamente para adelgazar, ayunar es ir precisamente a lo esencial, es buscar la belleza de una vida más simple”, enfatizó Francisco.

Te puede interesar: ¿Por qué mexicanos comen tamales el Día de la Candelaria?