Cómo limpiar el armario y liberarlo del mayor número de artículos

Procura hacer esta actividad por lo menos una vez al año

La aglomeración de ropa es una de las principales causas de que no sepas qué ponerte.
La aglomeración de ropa es una de las principales causas de que no sepas qué ponerte.
Foto: Mentatdgt / Pexels

Muchas veces en nuestra vida cotidiana, repleto de actividades laborales y otras de entretenimiento, cuando tenemos un día pensamos: ahora sí voy a limpiar y organizar mi armario. Nunca lo hacemos. Pero ahora que por precaución al contagio y la propagación del COVID-19 tenemos que resguardarnos en la casa (los que podemos), es una excelente oportunidad para llevar a cabo las labores del hogar que postergamos como lo es ordenar nuestro closet (ahora sí).

Aprovecha estos días de confinamiento para darle mejor cara a tu guardarropa y así imponerte esta nueva costumbre por lo menos una vez al año para que se mantenga siempre así, pero sin la necesidad de un brote de coronavirus para obligarte a hacerlo.

La razón primordial para mantener el orden en el closet sobre todo radica en simplificar la vida y no volver a decir: ¿qué me pongo? La respuesta a esa pregunta resulta sorprendente y en muchos de los casos, no por la falta de ropa, sino por el exceso de la misma. Tener demasiadas cosas abruma a nuestro cerebro y genera, entre otras cosas, fatiga mental por buscar alguna opción para vestir.

Ahora que tienes tiempo, es primordial que te deshagas de todas aquellas prendas que ya no has utilizado por mucho tiempo o que simplemente no te gustan por más que estén casi nuevas. Deja de pensar que algún día te lo pondrás. Si no te hace feliz, sácalo de tu vida.

El libro de Marie Kondo sobre ordenar y organizar su vida ha entusiasmado a  millones de personas a limpiar sus armarios. Le mostró a la gente que deshacerse de la basura es algo más que simplificar tu vida; se trata de disfrutar lo que tienes, según lo menciona Home Addict.

En este punto, no es necesario que la ropa que ya no quieras la tires a la basura, a menos de que esté rota o muy desgastada; si está en buen estado, lo más recomendable es mantenerla en alguna caja o bolsa para llevarla posteriormente a algún centro de donación.

Es bueno tener ropa de temporada, específicamente aquella que nos cubre del frío o de vientos huracanados, sin embargo, tenerla en el área principal del closet todo el tiempo hasta que lo vayas a ocupar, puede generar que ocupes un espacio que no necesita la prenda, por lo que trata de agrupar toda en una caja o una bolsa que también puedas acomodar en tu armario. Si cuentas con una parte superior, colócalas ahí; si no, puedes ponerla en algún rincón que no te estorbe tanto. No olvides de etiquetar el contenedor para que lo encuentres fácilmente cuando lo requieras.

En el caso de los accesorios como bolsas, maletines, carteras, cinturones, corbatas, moños, diademas, joyas en general y cualquier otra prenda, busca la manera de organizarlas entre tus cajones, de ser posible, agrupándolas en espacios específicos donde siempre estén y que nunca los muevas de lugar. Con estos pequeños objetos, también aplica el “no lo uso o no me gusta, no lo tengo“.

 

-También te puede interesar: