Trabajadores sin documentos luchan mientras la economía se detiene

Sin empleo debido al coronavirus, los inmigrantes no califican para muchos programas federales y estatales a pesar de que pagan impuestos.
Trabajadores sin documentos luchan mientras la economía se detiene
Trabajadores de la agricultura entre la industria más afectada.
Foto: Archivo / Impremedia

Más de 2 millones de trabajadores indocumentados en California que no califican para muchos beneficios estatales y federales, se encuentran entre los más afectados mientras la economía es golpeada por la pandemia del coronavirus.

El Congreso está trabajando para proporcionar un fondo de ayuda de emergencia que pueda beneficiar a los ciudadanos estadounidenses y a los residentes legales permanentes. Sin embargo, los trabajadores indocumentados no están incluidos. Tampoco califican para el seguro de desempleo o para el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo de California (CalEITC), un crédito de devolución de efectivo para los trabajadores.

Con los negocios no esenciales cerrados en todo California, los especialistas de la Facultad de Administración Anderson de la UCLA predicen que se podrían perder más de 280,000 empleos para esta época el próximo año.

Casi uno de cada diez trabajadores de California es indocumentado, y su situación empeora día a día. Entre ellos esta Luis, quien hasta la semana pasada trabajaba en un lavado de autos en Los Ángeles. El inmigrante dijo que, debido al clima lluvioso, sus horas ya habían sido reducidas de 40 a menos de 16 por semana.

“El viernes cerraron [el negocio] y nos avisaron que por un mes”, dijo Luis, quien prefiere no dar su apellido debido a su estatus migratorio. “Todos tomamos este problema muy en serio y si pudiera yo me quedaba en casa, pero tengo que trabajar para mantener a mi esposa e hija”.

Luis dijo que unos 26 trabajadores en la compañía de lavado de autos perdieron su trabajo el viernes. Él logró conseguir otro empleo a tiempo parcial en una licorería, pero sus ahorros son tan pequeños que no cree que puedan durarle para un mes.

María Ortiz es una residente indocumentada, propietaria de Ortiz Ice Cream en San Bernardino. Ella dijo que maneja su pequeño negocio desde el 2005 con los permisos requeridos y su número de identificación fiscal individual (ITIN).

Ortiz Ice Cream sirve a eventos para la ciudad, distritos escolares y algunos colegios.

“Hace unas dos semanas, las cosas se pusieron muy mal cuando el gobernador cerró todos los negocios [no esenciales]”, dijo Ortiz. “Todos los eventos fueron cancelados”.

Ahora Ortiz y su esposo, quien también es indocumentado, tienen que buscar la forma de mantenerse ellos y sus cuatro hijos, de 5 a 13 años de edad.

Su mayor ayuda ha sido a través del servicio de comida para llevar para niños “grab and go” del distrito escolar unificado de San Bernardino. “Vamos allí todos los días muy rápido a las 11:30 de la mañana y luego regresamos a casa”, contó Ortiz aseverando que la situación es grave.

“Vivimos de cheque en cheque y realmente no tenemos ahorros. No calificamos para el desempleo o para el CalEITC, a pesar de que trabajamos y pagamos impuestos”, indicó Ortiz.

El beneficio de CalEITC estipula que, si uno de los padres en el hogar tiene un ITIN, como Ortiz y su esposo, toda la familia pierde el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo, incluso si hay niños ciudadanos estadounidenses en la familia. Aquellos con un número de Seguro Social que pierden su estatus de DACA o estado de protección temporal (TPS) tampoco califican.

El Centro de Políticas de Inmigrantes de California dio a conocer que las principales ocupaciones que se beneficiarían de la expansión del crédito tributario son las trabajadoras domésticas, trabajadores de mantenimiento, campesinos y los trabajadores de la salud.

Casi una cuarta parte de los inmigrantes indocumentados de la nación residen en California. “Trabajan desproporcionadamente en la agricultura, construcción y manufactura”, según el Instituto de Políticas Públicas de California.

Campaña

Sasha Feldstein, supervisora de políticas de justicia económica en el Centro de Políticas de Inmigrantes de California, dijo que el crédito fiscal obtenido por el estado pudiera ayudar a la comunidad inmigrante si se expandiera a los indocumentados.

En su primer año, en 2015, CalEITC aumentó los ingresos de aproximadamente 385,000 familias, que compartieron casi $200 millones del crédito de reembolso en efectivo. En 2019, más de 2 millones de personas reclamaron el crédito, totalizando cerca de $395 millones.

“Este programa ha demostrado ser uno de los programas más efectivos para combatir la pobreza, más que cualquiera de nuestros otros programas sociales”, dijo Feldstein.

Desde su inicio, el programa CalEITC se ha expandido en términos de quién podría ser elegible, como los requisitos de edad y los trabajadores independientes. También ha aumentado el monto del crédito y las pautas de elegibilidad de ingresos para que ahora las personas que ganen el equivalente al salario mínimo a tiempo completo puedan ser elegibles para reembolso en efectivo.

El gobernador Gavin Newsom invirtió $600 millones el año pasado en el crédito para que las personas pudieran recibir más dinero. También instituyó el crédito fiscal para niños pequeños, que otorga $1,000 adicionales a familias con niños menores de seis años.

“Pero año tras año, las personas que siguen siendo excluidas son los contribuyentes que presentan sus impuestos con un Número de Identificación Fiscal Individual (ITIN) en lugar de un número de Seguro Social”, dijo Feldstein. “Los contribuyentes inmigrantes aportan más de $3,200 millones en impuestos estatales y locales cada año, contribuyen enormemente a nuestra economía”.

“No costaría tanto dinero y tendría un gran impacto en las familias, especialmente en las familias en este momento que podrían no ser elegibles para beneficios como el seguro de desempleo”, añadió.

Si se aprueba el programa CalEITC, Ortiz y Luis podrían beneficiarse no solo como trabajadores usuarios del ITIN sino también con los $1,000 adicionales por niño, ya que tienen hijos ciudadanos estadounidenses.

Newsom solicitó que el presidente Donald Trump haga una Declaración de Desastres Mayores en California, para liberar los esfuerzos de respuesta de emergencia, incluyendo la asistencia de desempleo por desastre para los grupos que de otro modo no califican, incluyendo los propietarios de negocios, los trabajadores independientes y aquellos que no han ganado lo suficiente para calificar para beneficios regulares de desempleo.

Pero aunque el presidente Trump hizo la declaración, no aprobó la asistencia al desempleo por desastre.

Un llamado de acción

Una encuesta reciente a 500 inmigrantes latinos en Los Ángeles, realizada por la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), mostró que alrededor de 446 están preocupados por los despidos repentinos, 474 están preocupados por el pago de sus facturas y 299 tienen problemas con el cuidado infantil.

La encuesta se realizó entre el 12 y el 15 de marzo.

Para resaltar estas preocupaciones la semana pasada una coalición de docenas de organizaciones pro inmigrantes, lideradas por CHIRLA, envió una carta a los gobiernos federal, estatal y local abogando por la ayuda para los inmigrantes indocumentados a medida que el coronavirus continúa haciendo estragos. Las organizaciones solicitan al gobierno federal que garantice pruebas y tratamientos gratuitos de coronavirus Covid-19 sin discriminar por motivos de ingresos, género, nacionalidad, discapacidad y ciudadanía.

También solicitan al gobierno estatal que amplíe el acceso de programas financiados por el estado, como el Programa de Asistencia Alimentaria de California y el Programa de Asistencia en Efectivo para Inmigrantes para indocumentados durante al menos 6 meses. Además, solicitan la inclusión inmediata de los trabajadores de ITIN en el programa CalEITC y el Crédito Tributario para Niños retroactivamente para el año fiscal 2019 y en curso.

En California, las personas indocumentadas mayores de 25 años no son elegibles para Medi-Cal, aunque el gobernador incluyó una propuesta para ampliar el seguro de salud del estado para personas de bajos ingresos a personas indocumentadas mayores de 65 años.

La senadora estatal María Elena Durazo, demócrata de Los Ángeles, instó a Newsom a expandir la cobertura de Medi-Cal para pruebas y tratamientos relacionados con el coronavirus a todos los californianos, independientemente de su estado de inmigración o seguro de salud.

Actualmente, algunas clínicas de salud están eximiendo las tarifas de prueba para los no asegurados. El Departamento de Salud Pública de California ha dicho que las personas que no tienen seguro y tienen síntomas deben comunicarse con su departamento de salud local para averiguar dónde podrían estar disponibles las pruebas gratuitas.

Mientras tanto, algunos legisladores estatales están presionando para extender el seguro de salud a todos los residentes indocumentados de California.

“A medida que los temores de coronavirus arrasan con la nación, la gente está … trabajando desde casa, almacenando alimentos y visitando a los médicos por cualquier síntoma posible”, dijo el lunes el asambleísta Joaquín Arambula, demócrata de Fresno, en una conferencia de prensa. “Sin embargo, para muchas comunidades inmigrantes de bajos ingresos, estas precauciones y adaptaciones son esencialmente lujos, lo que los hace particularmente vulnerables durante la pandemia”.

Para obtener más información sobre la campaña de CalEITC, visite: caimmigrant.org/caleitc

Los siguientes son fondos de ayuda para inmigrantes indocumentados:

Centros de Oportunidades de Restaurantes Unidos – Fondo de Ayuda para Trabajadores de Restaurantes

  • Trabajadores de restaurantes que necesitan asistencia financiera.

https://rocunited.org/relief/application/

One Fair Wage Emergency Fund

  • Asistencia en efectivo para trabajadores de restaurantes, conductores de servicios de automóviles, trabajadores de reparto, trabajadores de servicios personales y más que necesitan el dinero que no reciben para sobrevivir.

https://ofwemergencyfund.org/ayuda

USBG National Charity Foundation – Programa de asistencia de emergencia para cantineros

  • Cantineros, o el cónyuge o hijo de un cantinero que ha experimentado dificultades de emergencia.

https://www.usbgfoundation.org/beap

Another Round, Another Rally Emergency Assistance

  • Los trabajadores de la industria hotelera, lavaplatos, cantineros, camareros, camareros, cocineros, cocineros, sumilleres, gerentes, anfitriones, conserjes, personal de limpieza o bar de regreso pueden solicitar fondos.

https://anotherroundanotherrally.org/?fbclid=IwAR2NYl5YUCDvpIjCYRjxzvxaoMrYOLW3DWANoQKDJEKZT-yFf6x2OsCXias

Restaurant Workers’ Community Foundation

 

Jacqueline García es reportera de La Opinión. Este artículo es parte de The California Divide, una colaboración entre las salas de redacción que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

Jackie Botts, reportera de CalMatters, contribuyó a este artículo.