Doctor posa desnudo para protestar por la falta de protección ante el coronavirus

Los médicos, enfermeros y personal de hospital reclaman medidas de prevención para no contagiarse y poder seguir atendiendo a pacientes

Alain Colombie, que trabaja como médico en Pomerols en el departamento de Herault en el sur de Francia, ha publicado una serie de fotos picantes, supuestamente sensuales, para resaltar cómo se siente luchando contra el coronavirus en la primera línea.

La idea de este médico francés es denunciar la falta de equipo de protección que el gobierno ha proporcionado a los trabajadores de la salud, pero que es insuficiente.

Las fotos de Alain Colombie desnudo se publicaron en las redes sociales el 22 de marzo.

En las imágenes se puede ver al médico de 61 años completamente desnudo, cruzando las piernas para cubrir “su dignidad”.

El Dr. Colombie lleva un brazalete blanco con las palabras “carne de cañón” escritas en él.

Es su forma de denunciar una falta de preparación y uniformes apropiados para los sanitarios, que están en contacto con el virus constantemente.

“Presidente Macron, le está pidiendo a sus pequeños soldados que vayan al frente sin armas ni defensas (máscaras, gel, camisetas) y, por supuesto, sin consideración”, escribió junto con las fotos.

Los informes de los medios franceses han declarado que el Dr. Colombie trabaja en un área donde el ratio es que cuatro médicos deben atender a 10,000 pacientes.

Se quejó de que la oficina del alcalde solo le había enviado 18 máscaras, un número insuficiente.

Cuando el Dr. Colombie llega a casa todos los días, se desnuda por completo en su garaje antes de ducharse de inmediato.

Mientras hace esto, su esposa, también médico y psicoterapeuta, lava todas las áreas que ha tocado.

En otras partes de Francia, los médicos han robado máscaras de trabajadores de la construcción y de fábricas, informa The Mirror. 

Francois Blanchecott, biólogo en primera línea de pruebas, dijo a la radio France Inter: “Hay una carrera salvaje para obtener máscaras quirúrgicas”.

“Estamos pidiendo a las alcaldías, industrias, cualquier empresa que pueda tener una tienda de máscaras que ayude”.

El riesgo para los médicos, enfermeras y otras personas en primera línea se ha hecho evidente en países como Italia y España.