Por qué las leguminosas son tu mejor aliado en estos tiempos complicados

Conoce todos los beneficios de estos alimentos duraderos.
Por qué las leguminosas son tu mejor aliado en estos tiempos complicados
Un buen plato de lentejas es rico, saludable y económico.
Foto: Matthias Lipinski / Pixabay

Preparar los alimentos de la familia siempre es un reto para la mamás. La intención en cada ocasión es que los platillos tengan ingredientes saludables pero en estos tiempos, que no impliquen un gasto exagerado, por eso hoy les vamos a hablar de las leguminosas como su mejor aliado.

Lentejas, frijoles, garbanzos, habas, alubias y toda la familia de legumbres de grano contienen una buena cantidad de proteínas, de un 20 a un 30%, un alto contenido en hidratos de carbono, entre 30 y 60%, pero sobre todo complejos. Además aportan fibra dietética, minerales y vitaminas, es decir, aportan energía y tienen buen perfil nutricional.

Estos alimentos, para nuestra suerte, no tienen una estación fija para su producción, por eso debes aprovecharlos con frecuencia para considerarlos como una buena fuente de proteína vegetal, además de que son muy fáciles de preparar.

Pueden servirse en cocidos o con platos de cuchara. En todas sus variedades, le permiten al cuerpo recibir muchos beneficios, y lo mejor es que están indicadas para todos los grupos de población: bebés a partir de los seis meses, niños, adolescentes, mujeres embarazadas y adultos mayores.

Expertos señalan que un buen plato de lentejas es potencialmente beneficioso en la prevención y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o el cáncer, así como para un envejecimiento saludable.

Otro motivo alentador es que las legumbres de grano poseen un bajo índice glucémico, no tienen colesterol ni gluten, por eso son una opción adecuada para quienes no los toleran.

Una última ventaja pero no menos importante es que son alimentos secos, fáciles de almacenar y muy duraderas. Si se les guarda en recipientes bien tapados, pueden servir durante algún tiempo sin perder ninguna de sus propiedades a la alimentación.