¿Es la carne roja cancerígena para los seres humanos?

Hay una relación entre la carne roja y el cáncer, pero dicha relación debe abordarse con cuidado

¿Es la carne roja cancerígena para los seres humanos?
Foto: Shutterstock

Está establecida una relación entre la carne roja y la aparición del cáncer, pero esta relación tiende a ser mal comunicada, lo que genera desinformación. En esta oportunidad la abordaremos con exactitud para despejar toda duda que exista sobre la alimentación con carne roja.

La clasificación de la carne roja

La Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, ha concluido en clasificar a las carnes rojas en el grupo A2, lo que indicaría que hay una asociación positiva entre las carnes rojas con la aparición de cáncer.

Sin embargo, esta es una asociación basada en evidencias limitadas, y la OMS ha sido enfática en afirmar que no hay una causalidad directa entre los dos factores, y que es probable que haya otras explicaciones detrás de las observaciones.

En otras palabras, no puede afirmarse con plena certeza que la carne roja cause cáncer, sino que es un factor que quizás incida o no respecto a otros.

¿Cómo consumir la carne roja?

carne
Foto: Pixabay

Excluir la carne roja de tu dieta puede ser una opción, aunque están más que confirmados sus beneficios para tu salud y las posibles deficiencias que pudieras experimentar si la dejas de consumir.

La moderación es el consejo más común sobre la carne roja, son varias las organizaciones que apuntan que la carne roja no puede abarcar un gran espacio de tu dieta, y que debes diversificar tu alimentación en pro de disminuir los riesgos asociados a ella y que van más allá del cáncer.

No hay una medida exacta qué determine cuándo la carne roja es particularmente riesgosa, solamente se sabe que sus riesgos incrementan entre más la consumes. Esto impregna la cuestión de mucha incertidumbre.

Los peligros relacionados a la carne roja son manejables si no la consumes en exceso, es decir, si mantienes una alimentación balanceada que dé lugar a varios tipos de alimentos.

Si tienes complicaciones en torno a ello, y deseas cambiar tu dieta, puedes hablar con un nutricionista para que te guíe al respecto.