Por qué es mejor poner las legumbres a remojo antes de cocinarlas

Las legumbres pertenecen a la familia de los superalimentos, debido a su extraordinario valor nutricional y propiedades medicinales. Aprende a cocinarlas correctamente y olvídate de los padecimientos digestivos

Extraordinarios tips para cocinar como un profesional todo tipo de legumbres.
Extraordinarios tips para cocinar como un profesional todo tipo de legumbres.
Foto: Shutterstock

Las legumbres se encuentran en la lista de alimentos más saludables que existen, se destacan por su extraordinario valor nutricional al que se le atribuye un alto contenido en proteínas, se dice que inclusive por encima de la carne. Entre las variantes más populares se encuentran los frijoles, los garbanzos, las alubias, las lentejas y la soja. También son famosas por su contenido en aminoácidos esenciales, son ricas en vitaminas del grupo B (tiamina, niacina, B6 y ácido fólico) y una riqueza mineral en potasio, calcio, magnesio, zinc, fósforo y hiero. Son un buen aliado para bajar de peso ya que se caracterizan por su contenido en fibra y poca grasa, ya que se destacan por su contenido en ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados. 

Son portadoras de grandes beneficios medicinales entre los que se destacan sus beneficios para regular el funcionamiento digestivo y mejorar el tránsito intestinal, su alto contenido regula los altos niveles de colesterol por ende benefician al sistema cardiovascular, por otra parte brindan extraordinarios niveles de energía y son un poderoso antioxidante. 

A pesar de sus maravillosas cualidades  y gran versatilidad para algunos,  las legumbres pueden ser algo complicadas de preparar, en gran parte por el tiempo de cocción y también por el proceso que requieren previo a su elaboración. Lo que es un hecho es que son mitos, ya que cocinar legumbres es bastante sencillo y una vez que dominas los pasos te olvidarás de todo tipo de complicaciones. También en muchos casos algunas personas evitan el consumo de legumbres, debido a que las asocian directamente con dolencias estomacales, ya que cuando no se preparan bien, tienden a inflamar el estómago, causan gases y distensión abdominal. Sin embargo la buena noticia es que cuando preparamos bien las legumbres, este tipo de padecimientos desaparecen y el resultado final en cuestiones de consistencia y sabor es el mejor.

Los beneficios de poner en remojo las legumbres:

  • Se elimina los padecimientos digestivos: Remojar previo a su cocción las legumbres se relaciona con efectos sumamente positivos para disminuir los síntomas digestivos que normalmente causan, como es el caso de los gases e inflamación. Esto se debe a que al permanecer en remojo se eliminan los oligosacaridos causantes de las flatulencias, esto facilita su digestión. 
  • Cocción más corta: Conservar las legumbres en agua por mínimo un par de horas (aunque lo recomendado es dejarlas durante toda la noche), las ablanda y esto se relaciona directamente con un menor tiempo de cocción y también en un mejor resultado final.
  • Se mantienen hidratadas: Durante el proceso de remojo las legumbres no sólo se ablandan, duplican su tamaño y esto se relaciona con beneficios en la calidad final de los alimentos.