¿Hubo coronavirus en California el año pasado?

Un equipo de Stanford teoriza que los californianos pueden haber desarrollado cierta inmunidad colectiva contra el COVID-19 el año pasado, lo que explicaría el bajo número de infectados actualmente

Muchos en California pueden haber tenido COVID-19 y pensaron que era una gripe fuerte.
Muchos en California pueden haber tenido COVID-19 y pensaron que era una gripe fuerte.
Foto: JEFF HAYNES / AFP / Getty Images

El estado de Nueva York tiene la mitad de la población de California, pero ha experimentado 14 veces más muertes por coronavirus.

Investigadores de la universidad de Stanford están estudiando varias posibilidades de por qué California no ha sido tan golpeada por el COVID-19.

La tendencia ha sido particularmente sorprendente, dicen los expertos, dado que el estado tiene una gran cantidad de personas en situación de pobreza y falta de vivienda, y una cantidad considerable de viajes hacia y desde China el año pasado, informó ABC 7.

Una teoría se centra en la idea de la inmunidad de rebaño: el concepto de que un gran porcentaje de una población ya ha contraído y se ha vuelto inmune a una infección, disminuyendo la velocidad con la que se propaga a otros.

Los investigadores de Stanford están estudiando la posibilidad de que el coronavirus llegara por primera vez a California sin ser detectado el año pasado, mucho antes de que nadie se diera cuenta, y solo fue considerado en ese momento como una temporada de gripe particularmente desagradable y temprana.

Como resultado, según la teoría, muchos californianos ya habrían sido expuestos sin saberlo al COVID-19 y habrían desarrollado inmunidad al mismo.

“Cuando miras a otros estados, no explica completamente por qué California ha sido más afortunada, especialmente cuando debería ser la menos afortunada”, dijo Victor Davis Hanson, miembro principal de la Institución Hoover en la Universidad de Stanford.

Test serológico para indentificar anticuerpos

Para investigar esa idea, los investigadores están probando a las personas en busca de anticuerpos que indiquen una infección no diagnosticada previamente que fue derrotada por el sistema inmune del cuerpo.

Los investigadores de Stanford evaluaron a 3,200 voluntarios en tres sitios de prueba en el Área de la Bahía. Se espera que publiquen las conclusiones de su estudio en varias semanas.

El estado tuvo una cantidad significativa de viajes hacia y desde China el año pasado: unos 8,000 visitantes chinos por día en los aeropuertos de California.

Wuhan, en China, que se considera el punto de origen del nuevo coronavirus, llegó a la atención pública por primera vez en diciembre de 2019, pero los investigadores están analizando si había existido mucho antes.

“Algo está sucediendo que aún no hemos descubierto”, dijo Hanson. “Cuando calculas también que había personas en vuelos directos, desde San Francisco y LAX a Wuhan, zona cero del brote, serías ingenuo si no crees que la población de California no estuvo expuesta”.

Además del estudio de Stanford, la USC y el Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles están comenzando una prueba piloto para detectar anticuerpos contra el coronavirus en los residentes del condado de Los Ángeles.

Las pruebas de 1,000 adultos se llevarán a cabo en seis sitios de tránsito en todo el condado.

El objetivo es determinar cuántas personas en el condado ya estuvieron expuestas a COVID-19, para obtener una imagen más precisa de hasta qué punto el virus se ha extendido más allá de las pruebas actuales de aquellos que muestran síntomas. Los participantes de la prueba ya han sido seleccionados y las primeras pruebas comienzan el viernes y el sábado.

Fuera de estos estudios, también se ofrece una prueba de serología con un dedo similar, en lugares como Hollywood Urgent Care. La prueba permite decir en minutos si una persona ya ha desarrollado anticuerpos contra el coronavirus. Es el mismo tipo de prueba utilizada para examinar si una persona es inmune a la varicela o al sarampión, por ejemplo.

Saber quién ya es inmune al COVID-19 puede ayudar a que las personas vuelvan a sus trabajos. Pero para aquellos sin inmunidad, podría pasar un tiempo.

El Dr. Anthony Fauci, de los Institutos Nacionales de Salud, dice que incluso con el concepto de inmunidad colectiva, “en última instancia, la respuesta será una vacuna”.

El modelo matemático basado en el brote ocurrido en China sugiere que si se eliminan por completo los bloqueos en todo el mundo, una segunda ola de la enfermedad podría volver a inundarnos, a menos que se encuentre una vacuna.