Muere el primer inmigrante por coronavirus en una cárcel de ICE

Un salvadoreño de 57 años de edad se convierte en la primer víctima del COVID-19 de los detenidos por inmigración
Muere el primer inmigrante por coronavirus en una cárcel de ICE
Foto: ACLU / Cortesía

Un inmigrante recluido en una cárcel de inmigración murió este miércoles por coronavirus, confirmaron las autoridades.

Se trata del primer inmigrante que muere por el COVID-19 en custodia de la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) desde que el pasado 24 de marzo se detectó el virus al interior de los centros de detención.

La víctima no ha sido identificada por las autoridades, pero reportes de prensa indican que se trata de Carlos Ernesto Escobar Mejía, de 57 años de edad y originario de El Salvador, quien estuvo detenido en el Centro de Detención Otay Mesa, en San Diego, California.

Esta cárcel de ICE es la que más contagios de coronavirus registra con 132 de los 705 casos que al 6 de mayo se reportaban en 41 instalaciones de reclusión para inmigrantes de las 220 que hay en todo el país.

El inmigrante salvadoreño fue hospitalizado a finales de abril luego de que su estado de salud empeorada tras el diagnóstico de coronavirus.

La Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) de los condados San Diego e Imperial emitió un comunicado en el que culpó de la muerte al gobierno por negar la liberación de los detenidos en la cárcel de Otay Mesa considera de alto riesgo de contagio.

“Los inmigrantes detenidos allí se han referido a ella como una ‘trampa mortal’ debido a la falta de medidas de precaución por parte del personal”, señaló la ACLU.

Una semana antes la ACLU había publicado un reporte sobre el alarmante crecimiento del coronavirus en la cárcel de Otay Mesa luego de que presentara una demanda para exigir la liberación inmediata de las personas médicamente vulnerables detenidas.

“Hoy una de esas personas ha muerto porque ICE se negó a liberarlo cuando todavía tenía la oportunidad de sobrevivir a este mortal virus”, recalcó.