Declararte en bancarrota podría afectar tu historial crediticio durante los próximos 10 años

Existen algunas herramientas que pueden ayudar a recuperar tu puntaje crediticio después de haber solicitado una quiebra

Declararte en bancarrota podría afectar tu historial crediticio durante los próximos 10 años
Llenar una petición para el Capítulo 13 te costará un promedio $550 dólares.
Foto: OLIVIER DOULIERY / AFP / Getty Images

La razón más común por la cual las personas se declaran en bancarrota es debido a dificultades financieras o acontecimientos inesperados que se presentan como la pérdida de un empleo o debido a problemas médicos.

Sin importar cualquiera que sea la razón, declararse en quiebra tendrá un efecto en tu crédito, por lo que debe ser considerado como el último motivo para poder salvar tus finanzas.

Cuando te declaras en quiebra todo tu historial crediticio permanece por un periodo de 10 años, lo que hará más difícil que en el futuro un banco o una entidad financiera pueda otorgar un préstamo o crédito. También te podrá afectar al conseguir un empleo o rentar una vivienda, según la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPD, por sus siglas en inglés).

Existen dos tipo de quiebras en los consumidores que podrías considerar para deshacerse de las deudas y detener futuras ejecuciones o embargos.

Relacionado: 6 cosas valiosas que puedes hacer con tu tarjeta de crédito para ahorrar dinero.

Capítulo 7

Se trata de la solicitud más común de la bancarrota en los consumidores y suele completarse en un plazo de 3 a 6 meses. Quienes presenten ante el Capítulo 7 no tendrán que pagar ningún tipo de deuda en préstamos personales, tarjetas de crédito y gastos médicos, sin embargo será necesario vender algunos activos para liquidar los préstamos garantizados.

Capítulo 13

Se trata de la solicitud de quiebra en la que las personas pueden conservar sus bienes en caso de tener un ingreso fijo. Este plan de pago permite a los solicitantes a liquidar sus deudas en un periodo de tres a cinco años.

Un tercio de las quiebras presentadas son del Capítulo 13 y permanecen en los informes de crédito de los consumidores durante un periodo de 7 años a partir de la presentación de la solicitud.

Para poder acogerse a la bancarrota, ya sea por Capítulo 7 o 13, debes presentar una demanda o solicitud ante una corte federal de quiebras. El proceso para presentar ante un tribunal puede ser costoso, ya que además de pagar los cargos por la presentación de quiebra ante la corte, tienes que pagar los honorarios del abogado. Por ejemplo, llenar una petición para el Capítulo 13 cuesta en promedio $550 dólares.

Una quiebra no elimina todas las deudas; la “deuda imperdonable” incluye los préstamos estudiantiles, impuestos, pensión alimenticia y manutención de los hijos.

Relacionado: Por qué Wells Fargo dejó de aceptar solicitudes de crédito especiales para remodelar las viviendas.

Para restablecer tu crédito después de tener una quiebra lo mejor es optar por las tarjetas de crédito aseguradas que requieren de un depósito que generalmente es de $200 dólares que actúa como el límite de tu crédito. Cuando realizas a tiempo y en su totalidad los pagos de la tarjeta cuentas con mayor posibilidades de calificar para una tarjeta de crédito en un futuro.

Capital One® Secured ofrece una tarjeta asegurada que no tiene cuota anual y los depósitos mínimos son de $49, $99 o $200 dólares.

La tarjeta Citi® Secured Mastercard® es otra opción que no genera cargos anuales. Se requiere un depósito de seguridad de $200 dólares.

Al obtener las nuevas opciones de crédito no olvides pagar a tiempo para avanzar y obtener un mejor crédito en un futuro.

También te interesará: