¿Por qué es tan famoso el café colombiano?

La cultura del café en Colombia es una de las actividades más importantes en la sociedad, no en vano el café colombiano pertenece a la lista de los mejores del mundo. Conoce todas las bondades por las que es nombrado "café de altura"
¿Por qué es tan famoso el café colombiano?
Entre las principales virtudes del café colombiano, se encuentra su cosechado a mano y el proceso de lavado.
Foto: pixabay

Si eres amante del café probablemente sepas que el café colombiano goza de un gran prestigio a nivel mundial, por supuesto que influye que sean de los principales productores y exportadores; aunque su popularidad se debe más bien a la excepcional calidad e inigualable sabor de su café. Ya que el café colombiano tiene la fama de pertenecer a la lista de los mejores del mundo, vale la pena adentrarse en su fascinante historia y conocer a fondo los factores que le han dado tales honores.

Diversos especialistas en la materia como es el caso de Carlos Osorio Director de Investigación y Desarrollo de Buen Café, señala que dicho reconocimiento se debe a la unión de varios aspectos importantes que mencionaremos a continuación:

  • Especie: A nivel comercial el café se obtiene mediante dos especies: la robusta y la arábica. El café colombiano se obtiene de puras especies arábicas y particularmente el colombiano se distingue por tener notas de acidez, aroma frutal y floral, que han sido parte de su reconocimiento mundial. 
  • Condiciones agroclimatológicas: Uno de los aspectos más importantes y determinantes en las cosechas de café se debe a los suelos volcánicos y montañosos que hay en Colombia, que son una maravilla ya que permiten tener diferentes altitudes y temperaturas para cultivar. 
  • Federación Nacional de Cafeteros: En Colombia los productores de café cuentan con el apoyo de la FNC, una grandiosa institución que no existe en ninguna otra parte del mundo y que se caracteriza por respaldar a la cultura cafetalera en diversos aspectos, sobretodo en establecer mejores prácticas agrícolas y comercio justo. 

¿Por qué Colombia es un productor de café tan especial?

Los aspectos previamente mencionados son muy importantes y se complementan con otras genialidades como las siguientes:

  1. Geografía: La realidad es que Colombia es el lugar perfecto para cultivar café, esto se debe a que es un país que se encuentra cerca del Ecuador y sus majestuosas montañas pueden alcanzar hasta los 2 mil metros sobre el nivel del mar, las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta forman parte de las cordilleras más altas del planeta y están rodeados por la Cordillera de los Andes. Es por ello que su ideal clima templado, con la cantidad justa de luz solar hace que sea perfecto para desarrollar granos con grandiosas notas. 
  2. Proceso de cultivo: Otro de los aspectos que no podemos dejar de mencionar es su fino proceso de elaboración. En Colombia el café se cultiva en laderas, bajo la sombra de los árboles y plantas de plátano que protegen a los cafetales y permiten que los granos maduren a una velocidad más lenta esto aumenta significativamente sus aromas y sabor. Gracias a esto cada grano es cosechado a mano y este proceso permite distinguir entre todos los tipos se granos hasta obtener únicamente los ideales, esta precisión es de reconocerse. 
  3. Lavado: Otro de los detalles que hace únicas y especiales a todas las producciones de café colombiano es que son procesados con el beneficio húmedo o lavado, que consiste en dejar al grano despulpado durante la fermentación; esto se hace en grandes estanques con agua y durante horas, con el objetivo de desprender el mucílago. 

¿Cómo es el café colombiano?

Es importante mencionar que el café colombiano es de tipo arábica, que se distingue por ser suave y delicado; aunque los cafés colombianos son característicos por tener mucho cuerpo, lo que sucede es que según la región en la que se cosechó se obtienen cafés con personalidades distintas entre las que se destacan sus notas a nuez, dulce, chocolate e inclusive florales y frutales, casi llegando a lo tropical.

Los microclimas que se viven en Colombia permiten que se cultive excepcionalmente, principalmente se utilizan las variedades Typica y Bourbon siguiendo un proceso de lavado tradicional y por lo general se obtienen de una a dos cosechas al año.