Insultos, golf y teorías de la conspiración. Así han sido las vacaciones de Memorial Day de Trump

La cifra de muertos por coronavirus se ha acercado a 100,000 en este fin de semana largo

Insultos, golf y teorías de la conspiración. Así han sido las vacaciones de Memorial Day de Trump
El mandatario estadounidense fue fotografiado el sábado jugando al golf.
Foto: JIM LO SCALZO / EFE

Mientras la cifra de muertos por coronavirus en Estados Unidos se acerca a 100,000, el presidente Donald Trump ha pasado su fin de semana de Memorial Day burlándose e insultando a sus adversarios, promoviendo teorías de la conspiración y jugando al golf.

Entre el sábado, el domingo y el lunes, sus tuits y retuits arremetieron contra el peso de la ex candidata a gobernadora de Georgia, la demócrata Stacey Abrams, y la apariencia física de la presidenta de la Cámara de Representantes, la también demócrata Nancy Pelosi. Además, el mandatario usó la red social del pajarito para llamar “estafa” a la que fuera su rival en las elecciones presidenciales de 2016, Hillary Clinton, y para criticar a quien probablemente busque disputarle la Casa Blanca en noviembre, Joe Biden.

Trump también revivió en Twitter una especulación hace tiempo desacreditada sobre un presentador de televisión con el que ha tenido problemas y volvió a criticar sin evidencia la votación por correo que el mismo ha empleado.

Poco habló el presidente sobre la muerte de los militares a los que se honra en este fin de semana y menos aún de que las pérdidas de vidas estadounidenses por coronavirus han superado a la suma de las guerras de Vietnam, el Golfo Pérsico, Irak y Afganistán. El lunes sí que acudió al acto institucional en el Cementerio Nacional de Arlington.

Un grupo de manifestantes se reunió el domingo a las afueras del club de golf de Trump bajo el lema “¡Deja de matarnos!”. El presidente jugó golf el sábado por primera vez desde que comenzó la pandemia y fue fotografiado sin cubrirse la cara y cerca de sus compañeros de juego, lo contrario de lo que recomiendan las autoridades sanitarias. Trump trata así de pasar página de la crisis sanitaria que se ha cobrado decenas de miles de páginas y se esfuerza en promocionar la vuelta a la normalidad.

La campaña presidencial de Biden ha aprovechado estas imágenes para ponerlas en contraste con la de los sanitarios trabajando y cuestionar de esta forma la capacidad de empatía del republicano.

Aunque Trump tuiteó el domingo que “los casos, las cifras y las muertes están bajando en todo el país”, lo cierto es que los datos son estables (pero no descienden) en Washington, Chicago, Los Ángeles y Minneapolis, según la propia coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra el coronavirus, Deborah Birx, dijo durante la semana.