Por qué la comida con mucha grasa saturada no solo te engorda, también afecta tu capacidad mental

Un menú similar a la comida rápida reduce tu capacidad de detectar estímulos

Normalmente, cuando comes una comida rica en grasas, terminas con altos niveles de triglicéridos.
Normalmente, cuando comes una comida rica en grasas, terminas con altos niveles de triglicéridos.
Foto: Shutterstock

No es casualidad que después de comer pizza, galletas, salchichas y hamburguesas te sientas algo distraído y menos acertado en tus actividades laborales. Es que realmente la comida con grasas saturadas sí puede afectar tu rendimiento cognitivo, la atención, concentración y capacidad de reacción, son el lado opuesto de aquellos alimentos que favorecen tu memoria y la resolución de problemas.

Un estudio reciente publicado en la American Journal of Clinical Nutrition hizo un ensayo con 51 mujeres en quienes se aplicaron pruebas de desempeño de 10 minutos en computadora, así como se tomaron muestras de sangre para medir sus niveles de endotoxemia 1 hora antes y 5 horas después de ingerir una comida rica en grasas saturadas o una comida rica en aceite de girasol (grasas insaturada).

Menú tipo Burger King y McDonald’s

La comida incluía huevos, galletas, salchichas de pavo y salsa que contenían 60 gramos de grasa, ya sea un aceite a base de ácido palmítico con alto contenido de grasas saturadas o el aceite de girasol con bajo contenido de grasas saturadas. Ambas comidas totalizaron 930 calorías e imitaban menús de comida rápida, como una hamburguesa doble de Burger King con queso o una McDonald’s Big Mac y papas fritas medianas.

Resultados

Su desempeño en la prueba fue peor después de comer la comida rica en grasas saturadas que después de comer el menú que contenía una grasa más saludable (girasol).

Después de comer la comida rica en grasas saturadas, todas las mujeres participantes fueron, en promedio, un 11 por ciento menos capaces de detectar estímulos.

Los alimentos ricos en grasas saturadas pueden aumentar la inflamación en todo el cuerpo y posiblemente en el cerebro. Los ácidos grasos también pueden atravesar la barrera hematoencefálica.

Deterioran tu sistema inmunológico

No solo el alcohol puede afectar tus defensas y volverte vulnerable a las infecciones por virus y bacterias.

Investigaciones manifiestan que la alta tasa de consumo de dietas altas en grasas saturadas, azúcares y carbohidratos refinados (colectivamente llamada dieta occidental, WD) activa el sistema inmune innato y deteriora la inmunidad adaptativa, lo que lleva a una inflamación crónica y una defensa deteriorada contra los virus.

  • 5 alimentos que agilizan tu mente
  • Estos alimentos pueden ayudarte a tener más energía cada mañana y elevar tus defensas