¿Es seguro comer el líquido de las conservas?

Durante los días de confinamiento las conservas se han convertido en un recurso útil, económico y nutritivo en la cocina, conoce los mejores consejos para consumirlas correctamente y cuidar tu salud
¿Es seguro comer el líquido de las conservas?
Crea saludables recetas mezclando conservas con alimentos frescos y de temporada.
Foto: Pxhere

Los días de confinamiento se derivaron en algunos cambios en los hábitos de compra, las contadas visitas al supermercado fueron una de las principales causas del aumento de ventas en productos como son las conservas y los enlatados. Este tipo de alimentos tienen la gran ventaja de gozar de un buen tiempo de vida, el cual puede ir de uno a seis años dependiendo el tipo de producto y las condiciones de su almacenaje.

Una vez que abrimos las conservas su vida útil cambia y por supuesto disminuye, esto se debe a que el producto se somete al contacto con el oxígeno y se deterioran mucho más fácilmente los alimentos. Es importante saber que no todas las conservas son iguales, sin embargo de manera general podemos decir que no siempre es del todo recomendable consumir el líquido que se encuentra en estos frascos o latas. 

El líquido que se encuentra en toda esta categoría de productos recibe el nombre de “líquido de gobierno” y es básicamente el agua en la cual se han cocido los alimentos, sin embargo en el caso de los productos industriales tiende a cambiar su composición. Toda buena conserva no debe de contener no debe contener nada más que agua, sal y algunos antioxidantes, es por eso indispensable leer bien las etiquetas.

Especialistas en nutrición señalan que estos caldos normalmente son ricos en calorías, como es el caso del almíbar en las frutas en conserva; también dependiendo el tipo de producto algunos se distinguen por su alto contenido en grasas y sodio. A la vez cuando se trata de productos procesados es muy probable que este líquido de cobertura haya sido enriquecido con otro tipo de sustancias o aditivos las cuales se agregan con el objetivo de mejorar la conservación, sabor y aroma, de los alimentos.

Muchas personas tienen la costumbre de utilizar estos líquidos para cocinar, no es necesariamente malo ya que en estos caldos se quedan retenidas algunas vitaminas y minerales que contienen las frutas, los vegetales, las legumbres y las proteínas. Sin embargo por cuestiones de salud la recomendación es drenar y lavar con agua limpia los alimentos, es un buen consejo de salud para reducir su contenido en sodio y prevenir la hipertensión y disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. 

También es importante aprender a seleccionar las conservas leyendo bien los ingredientes que contienen y procurando elegir las producciones más artesanales o caseras posible. Una buena alternativa resultan aquellos productos enlatados en aceite de oliva (evita los que contengan aceite de girasol), son una buena opción para comer más saludable y llenarnos de sus beneficios antiinflamatorios. Procura utilizar las conservas previamente lavadas y como parte de platillos saludables, que se destaquen por su alto contenido en frutas, verduras, semillas, cereales integrales y legumbres.