¿Inflamada? Estos 5 alimentos pueden estar afectando tu salud intestinal

Algunos de ellos te inflaman, provocan gases, afectan tu memoria e incluso debilitan tus defensas
¿Inflamada? Estos 5 alimentos pueden estar afectando tu salud intestinal
Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

La salud intestinal puede favorecer no solo a evitar la inflamación, reflujo, los gases y el dolor en el área, también promueve una buena salud en general.

Identifica los alimentos que no son amigables con tu intestino, puedes reducir el consumo de aquellos que no aportan beneficios y buscar opciones para poder disfrutar de aquellos que sí son nutritivos.

Alimentos procesados

Foto: Chris McGrath/Getty Images

No hay parte del cuerpo que no se vea afectada por los alimentos procesados, desde el cerebro, el corazón y de inicio nuestro estómago.

No por nada las carnes procesadas están clasificadas por la Organización Mundial de la Salud en la categoría de alimentos que pueden causar cáncer.

En esta categoría no solo están las carnes frías, hay desde cereales, panes, sopas, bebidas, etc.

Sus principales defectos

El azúcar agregado, colorantes, sales, nitritos y saborizantes artificiales, además de sus grasas no saludables.

Azúcar

Foto: Lisa Fotios/Pexels

El azúcar agregado no nos ayuda en nada y nos afecta en todo, a la memoria, el sistema inmune, favorece la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Entre los efectos inmediatos, además del subidón de glucosa en sangre, podría afectar su salud intestinal ya que podría retrasar la producción de proteínas específicas que ayudan a mantener la flora intestinal que se encuentra en personas sanas.

Alcohol

Foto: Rawpixel.com/Pxhere

El exceso de alcohol puede contribuir a desequilibrios en la flora intestinal y la inflamación.

El Dr. Vincent M. Pedre, autor de Happy Gut: el programa de limpieza para ayudarlo a perder peso, ganar energía y eliminar el dolor, señala que el exceso de alcohol también podría provocar disbiosis o sobrecrecimiento bacteriano, lo que puede causar problemas como una mala digestión, reflujo ácido y sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO).

Si quieres agregar más razones para evitar beber demasiado alcohol, recuerda que sumas una buena cantidad de calorías, sobre todo en bebidas preparadas y como efecto casi inmediato estas afectando el sistema inmunológico para defenderte de amenazas ante virus y bacterias.

Lácteos

Foto: StockSnap/Pixabay

La intolerancia a la lactosa es muy frecuente en los adultos, con síntomas como gases, cólicos, hinchazón, náusea y diarrea. Algunas horas después de su consumo también pueden presentarse dolores de cabeza, fatiga, dolor de estómago, etc.

Puedes optar por productos lácteos más fáciles de digerir como productos lácteos fermentados, como el yogur que ofrece beneficios por su contenido bacteriano vivo, que también está presente en otros alimentos fermentados como el kéfir, el kimchi y el chucrut.

La microbiota de una persona sana brindará protección contra los organismos patógenos que ingresan al cuerpo, como por ejemplo al beber o comer agua o alimentos contaminados.

Legumbres

Las legumbres son muy nutritivas, te llenan de proteínas, vitaminas, minerales y fibra. En algunas personas pueden causar gases e hinchazón.

Las legumbres poseen un alto contenido en oligosacáridos, que se descomponen por medio de fermentación bacterial y en algunas personas provocan gases en el tracto digestivo.

Remojar los frijoles durante unas horas (al menos 4) antes de cocinarlos se reduce los oligosacáridos y hace que se toleren mejor. Con el remojo también eliminamos o desactivamos antinutrientes como los fitatos, lectinas, saponinas y los glucosinolatos.