Llegada del verano desata el “bikini panic”, un llamado urgente entre quienes buscan bajar pronto de peso

Un número alarmante de estadounidenses piensa que el aumento de peso durante el confinamiento por Covid-19 llegó para quedarse
Llegada del verano desata el “bikini panic”, un llamado urgente entre quienes buscan bajar pronto de peso
Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Faltan menos de cuatro semanas para la llegada del verano, el momento perfecto para lucir el cuerpo después de meses de cuarentena por Covid-19, y aunque las personas añoran correr a la playa dentro de poco, las alarmas se encienden entre quienes buscan bajar de peso de forma urgente a como de lugar.

Es el llamado “bikini panic”, una urgente presión de los estadounidenses que ganaron peso durante el confinamiento y que ahora desea un cuerpo de diez en muy poco tiempo.

La pandemia de coronavirus ha obligado a los estadounidenses a abandonar sus rutinas diarias. El equilibrio entre la vida saludable y la forma física se ha modificado, y ahora nos preguntamos acerca de nuestros cuerpos. El estrés por comer está en aumento y mientras encuentran la motivación para hacer ejercicio en su día, la salida rápida en el cirujano abre su puerta.

Los médicos en el área metropolitana de Nueva York han visto un aumento del 300% en las consultas relacionadas con el peso en sus oficinas en Long Island y el estado de Nueva York a medida que las restricciones de cuarentena de la región se están levantando lentamente.

La locura por obtener procedimientos relacionados con el peso y la instrucción para perder peso se ha denominado así, “bikini panic”, porque ha coincidido con la llegada del clima cálido del verano y los más atrevidos están listos para ponerse el primer traje de baño del año.

Según una encuesta encargada por Naked Nutrición, un 59% de los estadounidenses sienten la carga de peso del coronavirus, y que el estadounidense promedio ha aumentado cinco libras adicionales desde el comienzo de la pandemia en marzo.

De acuerdo a la misma encuesta, el 65% de los estadounidenses dijeron que se están tomando un tiempo libre de sus rutinas para “dejarse llevar un poco”, por lo cual esto les lleva a tomar medidas más drásticas.

Entre las soluciones rápidas que encuentran las personas que aumentan de peso están liposucción, abdominoplastia, estiramientos de brazos y otros procedimientos para ayudar a las personas a perder peso, esto porque un número alarmante de estadounidenses piensa que el aumento de peso durante el Covid-19 llegó para quedarse.

Muchos artículos que respaldan un estilo de vida saludable, accesorios para ejercicios como bandas de resistencia e incluso ropa de entrenamiento, se pueden comprar en línea y entregar directamente a la puerta de una persona. Cambiar los hábitos poco saludables y reemplazarlos con buenas elecciones es un paso que muchos estadounidenses deberían estar tomando.