Luego de años de ser un secreto a voces, se destapó la cloaca en el Cruz Azul

El desorden administrativo y directivo del Cruz Azul va mucho más allá del fútbol
Luego de años de ser un secreto a voces, se destapó la cloaca en el Cruz Azul
Víctor Garcés, vicepresidente de Cruz Azul.
Foto: Imago7

Por fin se destapó la cloaca en el Cruz Azul. Tras años de ser un secreto a voces que el manejo del equipo de la cementera era turbio, por decir lo menos, la Unidad de Inteligencia Financiera del gobierno mexicano decidió proceder con una investigación que no se hacía, simplemente porque no se quería.

Un sinfín de programas Deportivos en México y en Estados Unidos, se cansaron de hablar al respecto durante más de una década y nadie hizo nada hasta ahora; tarde, pero por fin se tomó acción ante una situación insostenible. La cooperativa Cruz Azul tiene 18 empresas subsidiarias y apenas una de ellas es el club, este es un problema que va mucho, pero mucho más allá que el fútbol.

12 años de problemas legales y de enfrentamientos de los dirigentes con los cooperativistas, un ramillete de mañas legales que han sacado del problema a los hermanos Álvarez y su cuñado Víctor Garcés, pero ahora, las acusaciones en su contra son muy serias.

En fin, ojalá que la justicia mexicana haga lo que le corresponde.

Pero hablando del tema deportivo, es la mejor noticia que le pudo pasar al Cruz Azul. Los terribles manejos de esta administración llevaron al equipo a los puntos más bajos y oscuros de su historia por varias razones, no solamente por no conseguir el ansiado campeonato.

En México cualquier cosa puede pasar, pero si realmente Billy Álvarez y su pandilla se alejan de la dirigencia del Cruz Azul el florecimiento del equipo se puede vislumbrar en el porvenir.