Una nueva frontera para ayudar y aportar a la comunidad

Una nueva frontera para ayudar y aportar a la comunidad
Rojas es conductor de Lyft.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Cuando estalló la crisis sanitaria del COVID-19, la alegría de la vida urbana se detuvo abruptamente. La idea de una pandemia desatando una tormenta desastrosa a una economía en crecimiento, cerrando restaurantes, escuelas y paralizando todos los asuntos de la vida cotidiana—era una cosa surreal.

Al mismo tiempo, quedó claro que necesidades como el transporte a la farmacia y al supermercado se convirtieron en grandes desafíos para muchos. El mundo se volvió aún más gris cuando se dio a conocer las tremendas pérdidas de vidas hispanas. Además de lidiar con graves dificultades económicas y las brechas existentes en seguro médico, la desigualdad se volvió aún más aguda.

En estos momentos, cuando cada día se vuelve más intenso, ser parte de Lyft no solo me ha dado estabilidad, sabiendo que puedo elegir cuándo y dónde iniciar la aplicación para conducir, sino que también me ha ofrecido la oportunidad de contribuir a los esfuerzos locales para ayudar a aquellos que son más vulnerables. La verdad es que antes de esta pandemia no reconocimos la necesidad del transporte seguro y ahora mis servicios puede brindarle la tranquilidad de poder acceder a lo que uno necesita.

A través de una asociación entre Lyft y el concejal del Concejo Municipal Marqueece Harris-Dawson en Los Ángeles, estoy ayudando a entregar comidas frescas y saludables a las personas necesitadas. Lyft también ha ampliado nuevas asociaciones para apoyar a los conductores con trabajos y a familias que no tienen acceso a un automóvil o que ya no pueden tomar el transporte público. El liderazgo de Lyft también asegura que los conductores tengan los productos desinfectantes y mascarillas necesarias para cumplir con los requisitos. Tener cuidado y prudencia no solo me ayuda a mí, sino que también es clave para la salud de mis pasajeros.

El trabajo que hago como conductor de Lyft nunca se ha sentido tan crítico y me complace ser testigo de que a medida que todos pasamos por tiempos difíciles, las interacciones diarias son más auténticas y compasivas. Son momentos como estos que nos unen más. Los conductores estamos atentos al llamado a mostrar solidaridad para nuestros doctores y enfermeras, a nuestros vecinos vulnerables y a nuestras familias mayores y los de bajos ingresos.

Mi trabajo nunca ha sido tan íntimamente conectado para brindar tranquilidad a los más vulnerables y proveer más acceso a las opciones de transporte. A medida que todos hacemos nuestra parte, el bienestar de nuestras comunidades nos impulsa.

Oscar Rojas proviene de Guatemala y vive en Los Ángeles con su familia. Rojas ha sido conductor de Lyft desde Agosto 2019, completando más de 1,000 viajes y un puntaje de 5 estrellas en su perfil.