El racismo es oficialmente una crisis de salud pública en Indianapolis

La resolución llega después de semanas de tensas protestas en todo el país

La discriminación menos a latinos que a afroestadounidenses, según el condado de Marion.
La discriminación menos a latinos que a afroestadounidenses, según el condado de Marion.
Foto: CJ GUNTHER / EFE

La municipalidad de la ciudad-condado de Indianapolis votó por unanimidad a favor de declarar el racismo como una crisis de salud pública, después de semanas de tensas protestas en contra de la brutalidad policial hacia los afroestadounidenses que surgieron tras la muerte de George Floyd.

El nuevo consejo que aprobó la resolución planea estudiar y abordar las disparidades raciales en la ciudad, que se expresa de diferentes formas.

El índice de residentes negros que ha dado positivo por coronavirus casi duplica la de residentes blancos. También representan un número desproporcionado de muertes por COVID-19.

Por otro lado, el año pasado tres de cada cuatro víctimas de homicidio en Indianapolis eran negros. Y la comunidad afroestadounidense tiene más probabilidades de carecer de alimentos que cualquier otra en la comunidad, según un informe de 2019.

“Este es un primer paso”, dijo el lunes Virginia Caine, directora y jefa médica del Departamento de Salud Pública del condado de Marion. “Espero con ansias que el consejo de la ciudad regrese con algunas recomendaciones concretas que realmente puedan ayudar a abordar este problema. No solo los síntomas, sino cómo lo abordamos de manera conjunta”.

“Quiero aclarar nuevamente que las disparidades raciales y el racismo que encontramos más prevalente en este país no es hacia hispanos o latinos, y sé que también lo sufren, sino que el racismo prevalece contra las comunidades negras”, dijo el presidente del consejo, Vop Osili.