Coronavirus: Crece el reclamo por volver a la cuarentena en Florida

Legisladores y autoridades locales piden el regreso a la orden de "estar en casa" para disminuir los casos de coronavirus en Florida

Personas en fila en sus autos para las pruebas de coronavirus en Miami.
Personas en fila en sus autos para las pruebas de coronavirus en Miami.
Foto: CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH / EFE

MIAMI – Las voces en favor de una vuelta al confinamiento crecen en Florida a la par que los nuevos casos y las muertes por COVID-19, que este viernes sumaron 11,466 y 128, respectivamente, en una jornada, por fin, sin récords.

Desde el 1 de marzo 327,241 personas se han contagiado y 4,805 han fallecido a causa del nuevo coronavirus en Florida, estado que ha visto avanzar la enfermedad de manera firme desde mediados de junio, pocos días después de entrar en la segunda fase de la reapertura, y ha llegado a tener 15,300 nuevos casos en un día.

En el sur del estado, el epicentro de la COVID-19 en Florida, tercer estado por número de casos según la Universidad Johns Hopkins, Miami-Dade registró 2,442 casos nuevos y 24 muertes, que elevan a 77,867 y 1,270 la cuenta desde el inicio de la pandemia. Le siguen Broward, con 36,913 casos y 477 muertes, y Palm Beach, con 24,361 contagios y 659 decesos.

En el centro del estado, Hillsborough, al que pertenece la ciudad de Tampa, suma 22,502 contagiados y 233 fallecidos, y Orange, donde esta Orlando, la ciudad de los parques temáticos, donde todos están ya abiertos, 22,049 contagiados y 103 fallecidos.

Según un informe del grupo operativo del coronavirus de la Casa Blanca no publicado oficialmente pero divulgado hoy por el Centro de Integridad Pública, Florida es uno de los 18 estados que se encuentra en la “zona roja” de la COVID-19 y que debería implementar medidas de protección más restrictivas.

Precisamente eso es lo que le pidieron este viernes al gobernador de Florida, Ron DeSantis, 12 representantes demócratas en el Congreso en Washington.

“Gobernador, haga su trabajo. Proteja a la gente de Florida”, señaló en Twitter la congresista Donna Shalala, que fue secretaria de Salud del Gobierno de Barack Obama y es quien encabeza la petición a DeSantis para que ordene que la gente se confine en sus casas y obligue a usar mascarilla en todo el estado.

¿Una nueva cuarentena?

La carta de los congresistas demócratas llega en medio de advertencias de autoridades condales y municipales sobre la posibilidad de una nueva cuarentena en sus jurisdicciones.

El alcalde de Miami Francis Suárez tiene previsto reunirse este viernes con empresarios y propietarios de negocios para tratar del asunto, por las consecuencias que el cierre tendría para la ya maltrecha economía de la ciudad.

En el vecino condado de Broward, el vicealcalde Steve Geller dijo que por culpa de los “estúpidos” que no cumplen las reglas para prevenir los contagios hay escasez de camas en los hospitales y se ha llegado a una situación en la que van a tener que ordenar un cierre de negocios otra vez.

“Si cerramos los negocios, muchos ya no podrán abrir de nuevo”, dijo Geller sobre los “devastadores” efectos de esa medida.

Las autoridades floridanas han atribuido el repunte de la COVID-19 a una serie de factores, pero, según los científicos, no se puede apuntar con el dedo a uno solo.

Demócratas critican al gobernador

En su carta a DeSantis, los legisladores dicen que fracasó a la hora de abrir el estado “de forma segura, inteligente y paso a paso”, como había prometido, y que “ha ignorado los criterios de los Centros de Control y Prevención para Enfermedades (CDC)”.

En el documento del grupo de la Casa Blanca filtrado por el Center of Public Integrity, fechado el 14 de julio, se advierte de que 18 estados tienen más de 100 casos por cada 100,000 habitantes y que en 11, más del 10 % de las pruebas realizadas resultan positivas.

En mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a los gobiernos que debían mantener una tasa de positivos por debajo del 5 % durante 14 días antes de reabrir la economía para poder controlar el virus.

Florida se encuentra en “la zona roja” de ambas categorías.

Los datos de la última semana reflejan que de cada 100,000 floridanos hay 308 infectados por el coronavirus, lo que supone más del doble de la media nacional que se sitúa en 119.

Según los datos facilitados hoy por el Departamento de Salud de Florida, se han realizado pruebas a 2.88 millones de personas desde el 1 de marzo y en un 11.3 % de los casos han dado positivo.

Sin embargo, DeSantis aseguró este viernes en una rueda de prensa celebrada en la ciudad de Apopka (cetro de Florida) que “se están viendo tendencias positivas en los datos” y que la tasa de positivos “se irá reduciendo” en las próximas semanas.

“Definitivamente hemos visto una estabilización de los casos positivos, incluso en el sur de Florida. Obviamente queremos volver al mismo momento de finales de mayo y principios de junio, cuando teníamos tasas de positivos en algunos lugares por debajo del 3 %”, añadió el gobernador.

DeSantis reiteró que los hospitales a lo largo de todo el estado “tienen capacidad suficiente” para hacer frente a las hospitalizaciones y animó a al población a ir a estos centros en caso de necesitarlo.

El gobernador anunció que un nuevo cargamento del fármaco remdesivir llegaría a los hospitales de Florida este fin de semana, después de habérselo pedido al presidente, Donald Trump, y que varios centros advirtieran que estaban agotando sus reservas.