¿Tomar cerverza engorda? Conoce los principales mitos sobre la bebida más popular del verano

Si amas la cerveza pero te preocupan las calorías y sus efectos en el peso. Conoce lo que dicen al respecto los especialistas de esta y otras creencias populares
¿Tomar cerverza engorda? Conoce los principales mitos sobre la bebida más popular del verano
La cerveza es una bebida fermentada rica en vitaminas, minerales y antioxidantes.
Foto: Shutterstock

Pocos podemos resistirnos a una cerveza helada sobre todo en temporada de calor o para disfrutar de una rica comida. Mucho se ha dicho sobre la cerveza y sus genialidades, no en vano es la bebida alcohólica más antigua de la que se tiene registro y también es la segunda más consumida en el mundo.

Sin embargo la cerveza ha sido sujeta a cierta mala fama en gran parte por las falsas creencias sobre su valor nutricional y aporte calórico. Lo cierto es que uno de los principales mitos sobre el consumo de cerveza es que muchos la consideran una bebida que engorda.

Resulta ciertamente contradictorio y más cuando se cuenta con referencias científicas que avalan sus propiedades medicinales entre las que se destacan sus beneficios para la digestión, su aporte en vitaminas del grupo B1, B2, B6, y B12. Sus positivos efectos sobre el colesterol y el sistema cardiovascular, sus bondades para dormir mejor, sus beneficios para fortalecer los huesos y al sistema inmunológico.

¿La cerveza engorda?

La cerveza es una bebida milenaria que se elabora a base de cebada y otros cereales, el proceso consiste en la conversión de los almidones de estos cereales en azúcares fermentables. Esto se da por la acción de las enzimas que se encuentran en la malta y la posterior fermentación alcohólica de los almidones por la acción de las levadura.

Es una bebida que contiene grados de alcohol que pueden variar según la variante y el proceso de elaboración, también se trata de una bebida fermentada la cual se asocia con los beneficios que aportan este tipo de productos. De cierta manera es rica en nutrientes y compuestos que se relacionan con cualidades curativas, como es el caso de su extraordinario aporte en vitaminas del grupo B, fibra y minerales como el hierro, calcio, potasio, magnesio y fósforo. 

Una porción de 100 ml de cerveza contiene 43 calorías, es decir que de una caña obtendremos aproximadamente 75 calorías y de un vaso un poco más grande de 250-300 ml obtendremos entre 90-100 calorías. 

Teniendo en cuenta que un refresco azucarado y otras variantes de bebidas alcohólicas contienen muchas más calorías y azúcar. La cerveza es considerada una buena bebida para cuidar la línea ya que está en la lista de las bebidas alcohólicas con menos aporte calórico, siempre y cuando se consuma con moderación.

Diversos especialistas en nutrición señalan que el problema es que normalmente la cerveza suele acompañarse con alimentos altamente calóricos, como puede ser patatas, tapas, hamburguesas y en general picoteo poco sano. Y es justamente el exceso en calorías, lo que sí puede propiciar un aumento de peso. 

Según declaraciones de Ascensión Marcos, profesora de Investigación en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN) del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), quién ha realizado diversos estudios sobre la cerveza. Señala que las investigaciones son concluyentes en cuanto a la relación del consumo de cerveza, el aumento de peso y la grasa abdominal (es decir la clásica barriga cervecera) y establecen que no existe ninguna relación entre ellos siempre y cuando el consumo de cerveza sea bajo y ocasional. 

Adicionalmente los expertos recomiendan optar por variantes de cervezas que se destaquen por su proceso de elaboración lo más natural y tradicional posible. Entre las variantes más recomendadas se encuentra la cerveza negra, que se elabora a base de malta y lúpulo y es también más rica en hierro. 

Otros mitos entorno a la cerveza:

  • Debes de beber la cerveza directo de la botella: Algunos creen que beber la cerveza directo de la botella es la mejor manera de disfrutar todos sus sabores, sin embargo esto es falso. Para disfrutar al máximo de sus cualidades es necesario servirla en una copa o vaso. 
  • La cerveza debe servirse sin espuma: Falso para poder degustar correctamente de una cerveza, se deben de contemplar de 1 a 2 dedos de espuma. Es un elemento importante para protegerla de la oxidación. 
  • La cerveza en lata es de menor calidad que la de envase de vidrio: Otra falsa creencia. De hecho el enlatado es de las mejores maneras de conservar bien la cerveza. Esto se debe a que el proceso de enlatado, no permite el contacto con la luz y la oxidación es menor.
  • No debe tomarse muy fría y mucho menos después de congelarse: Cierto, la cerveza al estar muy fría puede esconder gran parte de sus cualidades. Según la variante el rango correcto de temperatura para disfrutar bien de la cerveza es entre 4 y 13 ºC. 
  • Las cervezas oscuras tienen más alcohol: Falso. Los grados de alcohol que contiene una cerveza no se determinan por el color, dependen de los azúcares fermentables que contiene cada receta. 
  • Sólo se debe enfriar antes de beber: Esta es una de las principales malas costumbres en torno al consumo de cerveza. Diversos maestros cerveceros señalan que lo ideal es que la cerveza este fría desde que se embotella hasta que llega a tu vaso. 
  • Es una bebida vacía no aporta nutrientes al cuerpo: Del todo falso, la cerveza es una bebida con grandes propiedades nutricionales y beneficios curativos. Sobre todo se destaca por su aporte en vitaminas y minerales.