7 claves del cheque de estímulos de $2,000 dólares mensuales en el que insiste Kamala Harris

La propuesta demócrata daría también $2,000 dólares por menor dependiente

7 claves del cheque de estímulos de $2,000 dólares mensuales en el que insiste Kamala Harris
La demócrata defiende la medida junto a Bernie Sanders y Ed Markey.
Foto: ERIN SCOTT / AFP / Getty Images

Kamala Harris volvió a promocionar este viernes la propuesta de enviar cheque de estímulos de $2,000 dólares al mes a los contribuyentes. Es la última vez que la senadora demócrata habla en público de ella antes de que el Congreso debata la próxima semana el segundo paquete de estímulo.

“Junto [a los senadores demócratas Bernie] Sanders y Ed Markey, propongo que no tengamos solo un pago único de $1,200 dólares”, dijo Harris al conductor Chris Hayes, de MSNBC. “Debemos dar a las personas -que estén por debajo de cierto nivel de ingresos- pagos recurrentes de $2,000 dólares al mes para ayudarlas y sustentarlas en estos tiempos de crisis”, explicó la californiana.

Harris defiende que, con ese pago mensual, se evitaría dejar a muchas familias en la estacada tras la pandemia. “No tienen ningún sentido que los republicanos del Congreso que se interponen en el camino de apoyar a las personas trabajadoras que recientemente han perdido sus empleos [y] tienen toda la intención de trabajar”, añadió la demócrata para contestar a la pregunta del conductor.

Los tres senadores demócratas citados -incluyendo a Harris- apuestan por:

  • Dar hasta $2,000 dólares al mes a cualquier persona que gane menos de $120,000 dólares al año.
  • Reducir el estipendio gradualmente a partir de los $100,000 dólares de renta anual.
  • Enviar a matrimonios que hagan una declaración conjunta hasta $4,000 dólares.
  • Destinar $2,000 dólares por cada dependiente (hasta un máximo de tres).
  • Hacer que la legislación tenga efecto retroactivo a marzo de 2020.
  • Pagar a cada residente estadounidense independientemente de si declara impuestos o tiene número de Seguridad Social.
  • Hacer pagos hasta tres meses después de que acabe la pandemia del coronavirus.