Listos para cantar el playball: Así será el béisbol de las Ligas Mayores bajo la nueva normalidad

Una serie de ajustes en protocolos sanitarios y deportivos entregarán una versión inédita de este deporte

Didi Gregorius será uno de los peloteros que juegue con mascarilla de tiempo completo.
Didi Gregorius será uno de los peloteros que juegue con mascarilla de tiempo completo.
Foto: Scott Taetsch / Getty Images

Los diamantes del país ya están listos para recibir a partir de este jueves el béisbol de las Ligas Mayores después de cuatro meses desde que se interrumpió la actividad en los campos de primavera, en lo que será una temporada inédita en la historia de este deporte sin aficionados en las gradas y con apenas 60 partidos de calendario regular en medio de una pandemia que acumula casi 4 millones de contagios y más de 140,000 muertes en los Estados Unidos.

Bajo ese contexto, Las Mayores han realizado una reingeniería en sus procesos para adoptar lineamientos sanitarios propuestas por las autoridades, lo que ha obligado a realizar una serie de ajustes tanto en los protocolos, como en lo deportivo.

En cuanto a las medidas de salud, deberán permanecer en la caseta solo los jugadores titulares y algunos probables reemplazos, quienes deberán portar la mascarilla todo el tiempo, mientras que los peloteros con menor probabilidad de tener participación, deberán ubicarse en las tribunas con una separación de dos metros respecto a otra persona, en tanto que no se permitirán los festejos con un contacto físico que implique el choque de manos, puños o abrazos, además de que está estrictamente prohibido escupir, comer semillas de girasol o masticar tabaco, así como discutir cara a cara con un rival o los ampáyers.

Por su parte, en lo deportivo, se adoptó la regla generalizada del bateador designado, la cual estaba reservada solo para la Liga Americana desde 1973, pero que en esta ocasión también adoptará el llamado Viejo Circuito en el cual se conserva la tradición de que los lanzadores integren el orden al bat de los equipos; sin embargo, debido a la carga de partidos en un reducido periodo, el bateador designado la dará a los mánagers mayor margen de rotación en sus jugadores, lo que también implica un cambio de estrategia.

En otro cambio, en caso de empate después de las nueve entradas reglamentarias, se iniciarán los innings extra con corredores en la segunda base e incentivar la generación de carreras con el propósito de evitar encuentros que se alarguen, tal y como sucede en los partidos de Ligas Menores y también en duelos a nivel de selecciones nacionales. Las anotaciones que se den en las entradas adicionales no irán a la cuenta de los pitchers y se anotarán como carreras sucias.

Asimismo, una nueva regla que no tiene que ver con los ajustes hechos a raíz del COVID-19 y que estaba autorizada con anterioridad, es la de los tres bateadores por lanzador, la cual ha levantado polémica ante el cada vez más frecuente uso de los llamados pitchers situacionales, que solo enfrentaban a un rival, por lo que al menos de que represente el tercer out en cada entrada, deberán permanecer en el montículo para lanzarle a tres bateadores distintos, lo que también aceleraría el ritmo de los partidos.

Te recomendamos:

Gabe Kapler se convierte en el primer mánager en protestar en apoyo a “Black Lives Matter”