Estos son los casos de COVID-19 en los que la dexametasona SÍ funciona (y los que NO)

La Universidad de Oxford publicó resultados más detallados de la aplicación del fármaco
Estos son los casos de COVID-19 en los que la dexametasona SÍ funciona (y los que NO)
La dexametasona ha mostrado resultados sólo en pacientes graves.
Foto: Getty Images

Hace unas semanas, la noticia de que un medicamento esteroide barato y disponible podría ayudar a reducir la cantidad de muertes de enfermos graves por coronavirus, causó esperanza entre la comunidad médica. Ahora se conocen más detalles al respecto.

Los científicos de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, realizaron un ensayo del fármaco entre 2,104 pacientes atendidos con dexametasona y compararon los resultados con un grupo de 4,321 que recibieron la atención habitual. Llamaron al ensayo “RECOVERY”. Así, los especialistas encontraron los casos de COVID-19 en los que la dexametasona sí funciona , y también los que no.

Quienes fueron suministrados con el fármaco, recibieron una dosis diaria de manera oral o intravenosa durante 10 días. Los investigadores observaron que “el uso de dexametasona resultó en una mortalidad más baja de 28 días entre aquellos que estaban recibiendo ventilación mecánica invasiva u oxígeno, pero no entre aquellos que no recibieron soporte respiratorio”.

La edad media de los pacientes observados en la investigación, publicada en The New England Journal of Medicine, fue de 66 años y algunos presentaban antecedentes de diabetes (24 por ciento), enfermedad cardiaca (27 por ciento) y enfermedad pulmonar crónica (21 por ciento). En general, el 56 por ciento de ellos tenían al menos una enfermedad coexistente registrada.

En un lapso de 28 días, entre el grupo que recibió la dexametasona murieron 482 pacientes de 2,104 (22.9 por ciento), mientras en el grupo que fue atendido normalmente, murieron 1,110 pacientes de 4,321 (25.7 por ciento). Adicionalmente, el grupo de la dexametasona requirió menos días de hospitalización y su riesgo de requerir ventilación mecánica invasiva fue también menor.

Los autores concluyen que el uso de este medicamento mostró efectividad entre pacientes que recibían oxígeno o ventilación mecánica invasiva, pero “no hubo evidencia de que la dexametasona proporcionara algún beneficio entre los pacientes que no recibían asistencia respiratoria“.

Las pautas de las autoridades médicas en Reino Unido y por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos “ya se han actualizado para recomendar el uso de glucocorticoides en pacientes hospitalizados con COVID-19“, finaliza la investigación.