En busca de venganza: Pitcher de los Dodgers lanza disparo por la cabeza de Carlos Correa

Los banquillos se vaciaron en Houston, pero no hubo golpes en el tenso reencuentro de estas potencias del béisbol

Joe Kelly de los Dodgers y Carlos Correa de los  Astros se encaran.
Joe Kelly de los Dodgers y Carlos Correa de los Astros se encaran.
Foto: Bob Levey / Getty Images

Ocho meses después de hacerse público que los Astros tenían un sistema para robar señales a los equipos rivales, el equipo de Houston finalmente se reencontró en el diamante con el conjunto presumiblemente más afectado por las trampas: los Dodgers de Los Ángeles.

Los Dodgers, derrotados por Houston en la Serie Mundial de 2017 -una temporada en la que el sistema de robo de señales estuvo vigente-, anotaron cinco veces en la quinta entrada para llevarse el primer juego de la serie con pizarra de 5-2 en el estadio de los Astros.

La serie hacía esperar tensiones en el campo por los antecedentes y la rivalidad entre los equipos, y eso es lo que sucedió en la parte baja del sexto inning luego de que el relevista de los Dodgers, Joe Kelly, se burló del boricua Carlos Correa inmediatamente después de poncharlo.

Los banquillos y los bullpens se vaciaron, pero todo quedó en alegatos y un duelo de miradas entre los dos principales involucrados.

Un poco antes en el mismo turno al bate, Kelly hizo que Correa se fuera al suelo al tirar una pitcheada de 87 millas por hora por la cabeza del bateador.

https://twitter.com/AsteriskTour/status/1288312530620866560

Tres bateadores antes, el relevista derecho, quien tiene un historial de lanzar cerca de los bateadores, había enviado un disparo detrás de la cabeza de Alex Bregman, otra estrella de los Astros.

“No fue mi mejor lanzamiento”, dijo Kelly sobre esa pitcheada a Bregman.

No se puede asegurar que los lanzamientos de Kelly por la cabeza hayan sido a propósito, pero es dificil imaginar lo contrario considerando todo el coraje acumulado por los rivales de los Astros, especialmente los Dodgers, desde que se destapó el escándalo del robo de señales.

Ambos equipos quedan con récord de 3-2 y este miércoles tendrán otra cita.

TE PUEDE INTERESAR:

Las Ligas Mayores de nervios por brote de coronavirus en los Miami Marlins