Trump debilita ley ambiental

Trump debilita ley ambiental
La ley protege a las comunidades.
Foto: Captura/Google Maps

Este mes en un discurso repleto de mentiras y desinformación, el presidente Donald Trump anunció un esfuerzo masivo para desmantelar la Ley Nacional de Política Ambiental (NEPA); una legislación esencial que protege a las comunidades, cuando el gobierno decide priorizar la avaricia corporativa por sobre los intereses de la gente.

Esta ley asegura que la administración Trump escuche las opiniones de las comunidades y se comprometa con el público antes de construir oleoductos u otros proyectos que causen contaminación.

Durante años, Trump ha desestimado las protecciones ambientales, pretendiendo que su oposición a los estudios de impacto ambiental y económico, no se basa en sus profundos lazos con la industria del petróleo. Pero la verdad es que al desmantelar esta ley -un pilar de la justicia ambiental-, Trump está demostrando que no tiene ningún interés en proteger a las comunidades de color.

La ley ha resguardado a las familias de California durante décadas, y sin ella, la belleza natural del estado está en riesgo.

En 2006, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos propuso dragar casi 1.4 millones de yardas de sedimento de la laguna Bolinas. En ese momento argumentaron que el proyecto evitaría que la laguna se sedimentara.

Esta laguna proporciona un hábitat rico para la fauna del área y es esencial para la sobrevivencia de varias especies en peligro de extinción, incluidos peces como steelhead y el salmón del pacífico, que se mueven a través de ella en su viaje río arriba para desovar.

Una revisión ambiental posterior, realizada bajo la Ley Nacional de Política Ambiental, contó una historia muy diferente. Descubrió que la laguna de Bolinas no estaba en riesgo de sedimentarse y que el plan propuesto habría aumentado la sedimentación y degradado la calidad del agua. El proyecto fue abandonado y eso se tradujo en un ahorro de $133 millones de dólares para los contribuyentes.

Si Trump hubiera implementado las restricciones a NEPA antes, la laguna de Bolinas habría sido condenada y muchos otros tesoros locales se habrían sacrificado en nombre de las ganancias.

Esto es particularmente peligroso para los latinos y las comunidades de color en California, a menudo ignorados cuando las grandes corporaciones quieren construir sin tener en cuenta el medio ambiente. NEPA es una herramienta útil para proteger a los latinos a nivel estatal y nacional y para asegurarse de que tengan voz en los grandes cambios que afectarán su calidad de vida en general.