Despiden a 30 hispanos de una planta de carne por reclamar protección contra coronavirus

Muchos de ellos tenían entre 12 y 20 años de antigüedad
Despiden a 30 hispanos de una planta de carne por reclamar protección contra coronavirus
Pollo procesado en planta de carne.
Foto: NICHOLAS KAMM / AFP / Getty Images

Unos 30 trabajadores hispanos de una planta procesadora de carne de Wisconsin, que aducen haber sido despedidos por reclamar medidas de seguridad contra el contagio de COVID-19, serán indemnizados de manera “justa”, se anunció este lunes.

“Ellos no quieren regresar al trabajo, simplemente que se les pague lo que corresponde por los años trabajados, y lo han logrado”, informó la activista Christine Neumann-Ortiz, de Voces de la Frontera.

Relacionado: Planta de carne culpa a inmigrantes por brote de coronavirus en sus instalaciones

Según dijo, muchos de ellos tenían entre 12 y 20 años de antigüedad y cuando los despidieron “no querían darles nada”.

Voces de la Frontera presentó a fines de abril una demanda ante la Administración Federal de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) para exigir mejores condiciones laborales en la planta de Franklin.

Neumann-Ortiz, que es la directora ejecutiva, dijo que antes de que los trabajadores comenzaran a ser interrogados sobre la queja, 31 de ellos fueron despedidos con la excusa de que no tenían permiso para trabajar.

Los trabajadores fueron discriminados por ser latinos, y la oficina de Recursos Humanos de la empresa los sometió a perfil racial y cuestionó su estatus migratorio”, dijo la activista.

Según lo informado, la empresa habría utilizado cartas de 2019 en que la Administración del Seguro Social alertaba a la empresa sobre la validez de ciertos números de seguridad social de sus empleados y requería que fueran validados.

Las cartas de “no match” no señalan el estatus migratorio de los trabajadores y no pueden usarse como base legal para represalias o despidos, advierten los activistas.

Relacionado: Muere trabajador hispano de planta de carne con brote de coronavirus

Neumann-Ortiz dijo que pese a haberse logrado un acuerdo sobre la indemnización, la investigación de OSHA todavía está activa porque, hasta la fecha, la empresa no ha cumplido con los lineamientos de distancia social, uso obligatorio de mascarillas y otras medidas sanitarias en las plantas frigoríficas.

Algunos trabajadores declararon a medios locales que en sus líneas de procesamiento no tenían los dos metros de separación exigidos, y tampoco pantallas divisorias.

La empresa no ha informado cuántos trabajadores han dado positivo en las pruebas de COVID-19.

La industria de la carne, donde gran parte de los trabajadores son inmigrantes, ha declarado hasta la fecha 34.500 casos confirmados de coronavirus y 163 muertos en por lo menos 362 plantas.

Al comienzo de la pandemia el contagio de coronavirus obligó a cerrar por lo menos 40 plantas para proceder a su limpieza y desinfección, lo que o provocó escasez de carne vacuna, de cerdo y de pollos en algunas partes de Estados Unidos.

Ante este panorama, el presidente Donald Trump las obligó a reabrir, recurriendo a la Ley de Producción de Defensa de Estados Unidos, que permite al Gobierno intervenir en la cadena de producción alimenticia, declarando a estas empresas como infraestructura esencial.