¿Donald Trump intentará eliminar el Seguro Social de resultar reelecto?; hay opiniones encontradas

La orden ejecutiva para suspender temporalmente el impuesto a la nómina de los trabajadores avivó el debate
¿Donald Trump intentará eliminar el Seguro Social de resultar reelecto?; hay opiniones encontradas
Tarjetas de Seguro Social.
Foto: Shutterstock

El anuncio de la orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump para suspender temporalmente el impuesto a la nómina como medida de estímulo económico para los trabajadores ha desatado varias opiniones en el ciberespacio y en la prensa que alertan del supuesto desfinanciamiento y eventual “muerte” del programa de Seguro Social.

El medio USA Today asoció la teoría con varias publicaciones de la organización sin fines de lucro Social Security Works, que endosa al candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden.

De hecho, Biden; su compañera de papeleta, Kamala Harris, y la portavoz de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también se han hecho eco del reclamo anterior.

Sin embargo, desde antes del anuncio de la orden -el 8 de agosto- los reportes sobre posible insuficiencia de fondos de implementarse el plan ya circulaban.

Varias fuentes -algunas expertas en economía- como el columnista Paul Waldman plantean lo anterior como uno de los principales problemas de la iniciativa ejecutiva.

La medida que aplicaría desde el 1 de septiembre hasta finales del 2020, busca que a los trabajadores en nómina les sobre más en sus cheques al no estar aportando de modo regular por impuestos al Seguro Social y Medicare.

Sin embargo, por ser fondos diferidos, los beneficiarios tienen que pagar después en el periodo contributivo, la ganancia inmediata que reciban

Declaraciones de Trump posteriores avivaron aún más el debate cuando insistió en que estaría dispuesto a hacer permanente el recorte de resultar reelecto.

“Si resulto victorioso el 3 de noviembre, mi plan es perdonar los impuestos y hacer permanentes los recortes de impuesto a la nómina”, manifestó el presidente según citado por el Washington Post. “Yo voy a hacerlos todos permanentes”, repitió.

“En otras palabras, yo voy a extenderlo más allá de fin de año y terminar el impuesto”, agregó.

Publicaciones recientes de la referida organización refuerzan la teoría de que Trump quiere sepultar el programa.

“Trump ha sido hostil al Seguro Social mucho antes de que se convirtiera en presidente. El vicepresidente Mike Pence; su jefe de personal, Mark Meadows, y su asesor económico cercano, Stephen Moore también tienen un largo historial de hostilidad al Seguro Social. Ya en el poder, Trump propuso presupuestos que incluyen recortes al Seguro Social. A principios de año, dijo en una concurrida reunión con las elites de Davos, que el miraría los recortes a privilegios- código para Seguro Social, Medicare y Medicaid- si es reelecto”, lee un comunicado este jueves de Social Security Works.

“La semana pasada, Trump nos mostró cómo le quitaría fondos al Seguro Social cuando unilateralmente ordenó al IRS a detener las contribuciones al Seguro Social temporalmente. Una vez reelecto, puede continuar aplazando el cobro ‘temporalmente’ por su cuenta, hasta que el Acta Antideficiencia requiera que todos los beneficios se detengan automáticamente”, continúa el escrito.

En medio de la discusión, este martes, un oficial de la Casa Blanca dijo al referido medio nacional que el Fondo Fiduciario del Seguro Social no está en riesgo, ya que el pago diferido es temporal, y al momento, debe pagarse de vuelta a principios del 2021.

El portavoz reconoció, sin embargo, que el presidente busca que el recorte se haga permanente a través del Congreso.

Por su parte, Garrett Watson, el analista sénior de Tax Foundation, indicó que eliminar el impuesto no es lo mismo que eliminar el Seguro Social.

“Hablando estrictamente, el Seguro Social Social puede ser financiado con ingresos del fondo general o fuentes de ingresos alternativas, así que terminar el impuesto y terminar el programa son cosas distintas”, planteó el experto.

“De todas formas, es razonable cuestionar lo que pasaría con el programa en ausencia de un plan alternativo para financiarlo”, agregó.