¿Cuándo no es recomendable extraer las amígdalas?

El procedimiento para extraer las amígdalas debe ser realizado en circunstancias específicas

¿Cuándo no es recomendable extraer las amígdalas?
Foto: Shutterstock

La evolución humana ha llevado a las amígdalas a ser elementos bastante prescindibles para la salud. Sin embargo, la cirugía para extraer las amígdalas no siempre es recomendable, como veremos a continuación.

Cuándo hay que extraer las amígdalas

Según un artículo de la BBC, hay tres criterios concretos para determinar cuándo es necesaria una extracción de amígdalas y cuándo no. Estos tres criterios son:

  1. Haber tenido más de siete episodios documentados de dolor o inflamación de la garganta en el año. Esto se conoce como amigdalitis de repetición.
  2. Más de 5 episodios consecutivos de dolor o inflamación de la garganta por dos años consecutivos.
  3. Tres episodios consecutivos de dolor o inflamación de la garganta por 3 años consecutivos

Por otro lado, la amigdalectomía también es recomendada cuando hay una hipertrofia muy notable en las amígdalas que genera interrupciones en la respiración y dificultades para tragar. La operación también es sugerida cuando hay enfermedades de por medio.

Complicaciones de la amigdalectomía no necesaria

dolor de garganta
Foto: Shutterstock

Anteriormente, la amigdalectomía era una operación que ocurría con el menor indicio de inflamación en las amígdalas. Sin embargo, los especialistas le han sugerido a los padres realizar la operación solo en casos específicos.

Esto se debe a que la amigdalectomía no necesaria puede afectar negativamente el desarrollo del sistema inmune del niño, así como sus anticuerpos. Esto ha hecho que la amigdalectomía sea un procedimiento mucho menos común de lo que era anteriormente.

Cuando es realizada de forma adecuada, la cirugía no suele provocar efectos secundarios. No obstante, el riesgo de padecer efectos secundarios sí se hace más presente cuando el procedimiento se realiza en niños que no lo necesitan.

En efecto, la cirugía para extraer las amígdalas es un procedimiento que solo debe ser realizado en circunstancias específicas a manera de proteger al niño de riesgos de salud y de evitar hacer una inversión innecesaria.