Comienza el debate vicepresidencial entre Harris y Pence con estrictas medidas sanitarias y de seguridad

Es la primera vez que una mujer negra y de origen indio se enfrenta a un debate presidencial por un partido importante

Comienza el debate vicepresidencial entre Harris y Pence con estrictas medidas sanitarias y de seguridad
Los oradores están separados a 12 pies de distancia y con paneles plásticos entre ellos.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

El debate entre la candidata demócrata a la vicepresidencia, Kamala Harris, y el actual vicepresidente, el republicano, Mike Pence, que arranca este miércoles en Salt Lake City, Utah, y que se puede seguir en directo y en español, está marcado por unas medidas de seguridad contra el coronavirus más estrictas que las del primer debate presidencial entre Joe Biden y Donald Trump.

Al dar la bienvenida, la moderadora del debate recordó que todas las personas que están en la sala deben llevar el cubrebocas, algo que la familia Trump se negó a cumplir en el cara a cara entre los candidatos a la presidencia.

La audiencia del debate está sentada en dos secciones diferentes. En la sala de debate, hay un pequeño grupo de sillas distanciados entre sí. Ahí se sientan directamente los invitados VIP, que están frente al escenario.

Los oradores están sentados a doce pies de distancia y con dos paneles plásticos entre ellos para evitar contagios. Estas medidas se establecieron después de que el presidente Donald Trump y decenas de personas relacionadas con la Casa Blanca dieran positivos por coronavirus. Pence dio negativo varias veces antes de decidir seguir adelante con el debate.

El cara a cara comenzó precisamente con el tema COVID-19, que ha dejado a más de 211,00 muertes en Estados Unidos y ha contagiado a más de 7.5 millones de personas en el país, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Se espera que este sea un debate menos caótico que el de los candidatos presidenciales, donde Trump interrumpió repetidamente a su adversario y Joe Biden le mandó a callar.

Si embargo, la senadora Harris también se vio obligada decir al vicepresidente que ella estaba hablando. Fue precisamente en los primero minutos, cuando estaban hablando sobre cómo la Administración Trump ha hecho frente a la crisis del coronavirus.