NASA cumplió con su histórico reto de tomar muestras del asteroide Bennu

Por primera vez, la NASA consigue recoger pedazos de un asteroide que regresarán a la Tierra

NASA cumplió con su histórico reto de tomar muestras del asteroide Bennu
La misión OSIRIS-REx de la NASA se prepara para tocar la superficie del asteroide Bennu.
Foto: NASA / Goddard / University of Arizona / Cortesía

La nave espacial Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security, Regolith Explorer (OSIRIS-REx) de la NASA desplegó su brazo robótico el martes y, por primera vez para la agencia, tocó brevemente un asteroide para recolectar polvo y guijarros de la superficie para enviarlos a la Tierra en 2023.

En esta secuencia de tuits se puede observar la aproximación de la nave espacial al asteroide Bennu, cómo toma las muestras y cómo despega, exitosamente:

¿Por qué se investiga al asteroide Bennu?

Este antiguo asteroide bien conservado, conocido como Bennu, se encuentra actualmente a más de 200 millones de millas (321 millones de kilómetros) de la Tierra.

Bennu ofrece a los científicos una ventana al sistema solar primitivo, ya que estaba tomando forma por primera vez hace miles de millones de años y arrojando ingredientes que podrían haber ayudado a sembrar la vida en la Tierra.

¿Cómo se tocó al asteroide?

Si el evento de recolección de muestras del martes, conocido como “Touch-And-Go” (TAG), proporcionó suficiente muestra, los equipos de la misión ordenarán a la nave espacial que comience a estibar la preciosa carga primordial para comenzar su viaje de regreso a la Tierra en marzo de 2021.

De lo contrario, se prepararán para realizar otro intento en enero.

Pero los datos preliminares indicaron que la misión se cumplió como era esperado:

OSIRIS-REx encendió sus propulsores para salir de la órbita alrededor de Bennu a la 1:50 p.m. EDT, cuando extendió el hombro, luego el codo y luego la muñeca de su brazo de muestreo de 11 pies (3,35 metros), conocido como Mecanismo de adquisición de muestras Touch-and-Go (TAGSAM), y atravesó Bennu mientras descendía aproximadamente media milla ( 805 metros) hacia la superficie.

Después de un descenso de cuatro horas, a una altitud de aproximadamente 410 pies (125 metros), la nave espacial ejecutó la toma “Checkpoint”, la primera de dos maniobras para permitirle apuntar con precisión al sitio de recolección de muestras, conocido como “Nightingale”.

Diez minutos más tarde, la nave espacial encendió sus propulsores para que el segundo encendido “Matchpoint” redujera su descenso y coincidiera con la rotación del asteroide en el momento del contacto.

Luego continuó una ruta traicionera de 11 minutos más allá de una roca del tamaño de un edificio de dos pisos, apodado “Mount Doom”, para aterrizar en un lugar despejado en un cráter en el hemisferio norte de Bennu.

Del tamaño de un pequeño estacionamiento, el sitio Nightingale es uno de los pocos lugares relativamente despejados en este asteroide cubierto de rocas.

Imagen del asteroide Bennu
Esta imagen del asteroide Bennu está compuesta por 12 imágenes recolectadas el 2 de diciembre por la nave espacial OSIRIS-REx. /Foto: Cortesía: NASA / Goddard / Universidad de Arizona

La nave luego aterrizó durante menos de dieciséis segundos y disparó una de sus tres botellas de nitrógeno presurizado. El gas agitó y levantó el material de la superficie de Bennu, y lo atrapó en la cabeza recolectora de la nave espacial. Después de este breve toque, OSIRIS-REx encendió sus propulsores para alejarse de la superficie de Bennu y navegar a una distancia segura del asteroide.

OSIRIS-REx recolectó al menos 60 gramos del material rocoso de Bennu para traerlos de regreso a la Tierra, el mayor retorno de muestras del espacio desde el programa Apolo, y la misión ha desarrollado dos métodos para verificar que se produjo esta recolección de muestras.

Para almacenar la muestra, los ingenieros ordenarán al brazo robótico que coloque el cabezal recolector de muestras en la Cápsula de retorno de muestras (SRC), ubicada en el cuerpo de la nave espacial.

El brazo de muestra luego se retraerá hacia el costado de la nave espacial por última vez, el SRC se cerrará y la nave espacial se preparará para su partida de Bennu en marzo de 2021: esta será la próxima vez que Bennu se alineará correctamente con la Tierra para el vuelo de regreso más eficiente en combustible.

El regreso de la misión

OSIRIS-REx se lanzó desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida el 8 de septiembre de 2016. Llegó a Bennu el 3 de diciembre de 2018 y comenzó a orbitar el asteroide por primera vez el 31 de diciembre de 2018.

La nave espacial está programada para regresar a la Tierra el 24 de septiembre de 2023, cuando lanzará el SRC en paracaídas hacia el desierto occidental de Utah, donde los científicos estarán esperando para recogerlo.

Con información de NASA