Familia de mexicano esquizofrénico abatido por policía inicia acción legal contra la ciudad de San Diego

La familia asegura que el hombre estaba experimentado un ataque de pánico cuando la Policía le disparó

Familia de mexicano esquizofrénico abatido por policía inicia acción legal contra la ciudad de San Diego
La familia denuncia uso de fuerza excesiva contra el hombre.
Foto: Sean M. Haffey / Getty Images

La familia de Alfredo Castro Gutiérrez, un hombre con esquizofrenia que falleció en octubre por un disparo de un agente de policía en San Diego, empezó el pasado jueves una acción legal contra la ciudad por el uso desproporcionado de fuerza en el momento de su muerte.

“Estamos empezando el proceso por daños en la corte federal para reclamar no solo una compensación por su muerte sino una investigación profunda de la situación”, señaló el abogado de la familia, Eugène Iredale, en una rueda de prensa.

Esta acción, según el letrado, es el paso administrativo previo requerido para presentar una demanda civil en la corte federal del Distrito Sur de California, en San Diego.

La acusación argumenta que el Departamento de Policía de San Diego violó los derechos constitucionales del fallecido por el uso de “fuerza excesiva”, en una “clara violación” de la cuarta enmienda de la Constitución, que protege el derecho a no sufrir una invasión arbitraria.

Sufría una enfermedad mental

En una llamada con Efe, Iredale, especialista en casos de abuso policial, argumentó que el mexicano fallecido “sufría de esquizofrenia y estaba muy paranoico” en el momento del fatal desenlace.

Según vídeos e imágenes de cámaras de la calle a las que tuvo acceso Efe, Castro corrió hacia varios agentes de policía, que primero dispararon una bala de goma, luego utilizaron un táser y finalmente lo mataron de un disparo.

“Creemos que el uso de la fuerza letal fue innecesario, trágico y criminal; especialmente porque él no llevaba nada encima”, apuntó el letrado.

Tanto él como la esposa del fallecido, que también conversó con Efe, señalaron que Castro “estaba pidiendo ayuda de la policía porque tenía una crisis de pánico y pensaba que le estaban siguiendo”.

El oficial que apretó el gatillo y acabó con la vida de Castro, cuya identidad no ha sido revelada, permaneció dos semanas cobrando sin trabajar y luego regresó a su puesto de empleo, según la defensa de la familia del fallecido. 

Leer más

Familia hispana sufre tras confirmarse el hallazgo del cuerpo de un joven desaparecido en California

Hispano es arrestado por impactar su dron contra helicóptero de la Policía en Hollywood