¿Están siendo castigados los restaurantes injustamente?

Trabajadores y residentes dicen que es más facil infectarse en un supermercado que en los lugares para sentarse a comer.

¿Están siendo castigados los restaurantes injustamente?
Los trabajadores de las diferentes áreas deben atender medidas especiales de seguridad. (Foto: AFP)
Foto: AFP / Getty Images

Mientras restaurantes y bares en el condado de Los Ángeles continúan siendo afectados severamente por las restricciones para evitar el contagio del COVID-19, hay muchas personas que creen que hay otros negocios que deberían ser más supervisados.

La semana pasada el departamento de salud pública (DPH) del condado de Los Ángeles ordenó a restaurantes y bares que dejarán de servir comida en sus instalaciones al aire libre.

Sin embargo, propietarios y activistas se quejaron de que estaban siendo penalizados sin tener pruebas, de que el alto contagio es en estos lugares y sin verificar otros sitios como supermercados, fiestas familiares o restaurantes ambulantes.

Rachel Fournier, una cajera de un supermercado Ralphs en Los Ángeles, dijo que todos los que trabajan ahí tienen miedo a infectarse.

“Las tiendas están cada vez más abarrotadas a medida que las personas se abastecen”, contó Fournier, quien es miembro del sindicato UFCW Local 770. “Pero los gerentes de las tiendas se niegan a evitar que un número determinado de clientes solo ingrese a la tienda”.

La cajera dijo que en el supermercado donde ella trabaja, hay un sensor en la entrada principal que supuestamente debe alertar cuando la tienda esté llena.

“Pero ese sensor no parece funcionar en absoluto”, dijo Fournier. “Tampoco hay distanciamiento social ni esfuerzo para hacer cumplir el uso de la máscara adecuada por parte de los clientes”.

Antis Majano trabaja en un supermercado Food 4 Less en Torrance y concuerda con Fournier. Él dijo que por lo menos en los restaurantes está el espacio adecuado entre las mesas; además los meseros están obligados a usar máscaras y caretas.

“En los supermercados no hay espacio, la gente no se pone las máscaras apropiadamente”, dijo Majano quien también es miembro del UFCW Local 770.

Él comenzó a trabajar en el supermercado hace cuatro meses e inicialmente veía a los empleados desinfectar los carritos del mercado, pero dejaron de hacerlo poco después.

“Ahora cada cliente debe limpiar su propio carrito”, dijo Majano. “No tiene sentido estas reglas, yo si creo que los supermercados están a mayor riesgo de infección que los restaurantes.

Gustavo Gonzales, residente de Harbor City, al sur de Los Ángeles, dijo que en los últimos meses ha visto un incremento de vendedores al aire libre en horario nocturno. Él cuestiona si estos negocios que comúnmente suelen tener largas filas de gente sin distanciamiento social o máscaras están siendo regulados de igual forma que los restaurantes.

“Algunos de estos lugares hasta tienen servicio de DoorDash”, aseguró Gonzales.

El DPH dijo que los vendedores ambulantes deben seguir los protocolos de salud y se tiene prohibido que los clientes consuman en sus establecimientos. Aseguraron que hay una investigación en proceso.

María S. Salinas, presidenta y directora ejecutiva de la Cámara de Comercio del Área de Los Ángeles, dijo que los dueños de negocios entienden la necesidad de nuevas restricciones de salud y seguridad para frenar la propagación del COVID-19, pero ellos también están sufriendo.

“Las empresas apenas estaban comenzando a pivotar con éxito sus modelos comerciales para ajustarse al conjunto anterior de restricciones”, dijo Salinas. “Desafortunadamente, las órdenes de permanecer en casa, el toque de queda y las restricciones para comer pueden cerrar para siempre las pequeñas empresas que son vitales para nuestras comunidades, pero también necesarias para que nuestra región se recupere”.

Salinas dijo que por ahora, la mejor solución es lograr que los funcionarios locales y legisladores desarrollen alternativas seguras; mientras que a nivel federal esperan que se apruebe pronto un nuevo paquete de estímulo.

Ayuda para las pequeñas empresas

Este lunes el gobernador de California, Gavin Newsom anunció que el estado ayudará a los pequeños negocios con la inversión de $500 millones en subvenciones, desgravación fiscal temporal y fondos adicionales para el nuevo Fondo de Reconstrucción de California.

El gobernador dijo que esto proporcionará un alivio muy necesario para que las pequeñas empresas mantengan sus puertas abiertas y sus empleados en nómina.

“Las pequeñas empresas de California encarnan lo mejor del Sueño de California y no podemos permitir que esta pandemia se lo lleve”, dijo el gobernador Newsom en un comunicado.

Agregó que “tenemos que liderar con salud para reabrir nuestra economía de manera segura y sostenible, mientras hacemos todo lo posible para mantener a flote nuestras pequeñas empresas”.

Mark Herbert, vicepresidente de la organización Small Business Majority, dijo que este anuncio no pudo haber llegado en un momento más crítico, ya que las pequeñas empresas en California enfrentan nuevos desafíos derivados de la pérdida de la confianza del consumidor y las ordenanzas de salud locales.

La organización estima que más de 1 de cada 3 pequeñas empresas de su red, incluyendo el 41% de las empresas de propiedad afroamericana y latina, dijeron que se verán obligadas a cerrar permanentemente sus negocios sin un alivio adicional.

“Es por eso que estamos particularmente contentos de ver la inversión en un programa de ayuda de subvenciones, que hemos estado pidiendo desde el comienzo de esta crisis”, dijo Herbert.

La prioridad es apoyar mejor a las pequeñas empresas más vulnerables y a las que pertenecen a personas de color, inmigrantes, y mujeres que se han quedado atrás por los programas federales de préstamos de emergencia.