Enfermeras mexicanas enfrentan a sus jefes: ¿Por qué se vacunan primero si nosotros estamos en contacto con los pacientes COVID-19?

Personal de enfermería que se encuentran en la primera línea de combate contra el COVID-19, trabajan bajo protesta al no ser considerados como personal prioritario para ser vacunados

Enfermeras mexicanas enfrentan a sus jefes: ¿Por qué se vacunan primero si nosotros estamos en contacto con los pacientes COVID-19?
Una enfermera descansa mientras atiende a un paciente Covid-19 sin haber sido vacunada.
Foto: Gardenia Mendoza / Cortesía

MEXICO.- Rebeca Díaz celebró con toda la alegría de su profesión la llegada de la vacuna anticovid-19 al Instituto Nacional de Perinatología porque ahí, donde ella trabaja como enfermera hace más de dos décadas, había pasado de todo en 2020: colegas, embarazadas y  hasta a bebés infectados luchando palmo a palmo por salvar sus prematuros  pulmones frente al coronavirus.

Y ella al pie del cañón.

Ahí se habían infectado cientos de personas del equipo del instituto que cuenta con una  plantilla  de unas 1,500 personas;  de los cuales, no hay una cifra exacta de contagios porque la  detección, el rastreo, el monitorero, las pruebas y el control de infecciones son un “despelote”.

La información sólo fluye en los pasillos,  a manera de chismes, entre cuchicheos o por confesiones íntimas. Así se enteró Rebeca Díaz que varias de sus compañeras que habían sido infectadas y enviadas a sus casas —sólo por 15 días, no  más — que habían recaído o se reinfectaron hasta tres veces.

Por eso tuvo una de las mayores frustraciones de su vida profesional poco después del arribo de la vacuna, por ahí entre el 10 y el 11 de enero pasado cuando sólo 60 de las 500 enfermeras de todo el Imper fueron llamadas para abordar el autobús que las llevaría al Campo Militar No. 1 para  aplicarse la primera dosis de la vacuna

¡Y a ella no la incluyeron! Ni a Felisa López, una de sus amigas que también se cambió su nombre para este artículo por  temor a un despido u otras represalias. Ni a María, ni a Patricia, ni a Cecilia ni a 460 más.

Registro para la vacunación en el Inper
Registro para la vacunación en el Inper (Foto: cortesía Gardenia Mendoza)

Quienes sí estuvieron, según testimonios de algunos presentes, fueron los jefes. El director del instituto, por supuesto; los coordinadores, supervisores  y jefas de área como Alejandra Antonio, la  subdirectora de enfermería,  quien nunca ha estado cara a cara con un paciente covid según dicen las subordinadas que sí  batallan.

A Rebeca Díaz, por ejemplo, se le rompieron los guantes mientras manipulaba a un paciente intubado. Siguió trabajando porque antes de eso previó que podrían rasgarse debido a la mala calidad  y se puso doble latex,  pero mientras seguía tratando  al paciente pensaba en que, si los otros guantes también se rompían, quedaría frente a un dilema: Seguir o no  seguir ayudando al enfermo.

“Por supuesto que seguiría y  por eso me duele que a estas alturas no me hayan vacunado ni a la  mayoría  de quienes estamos en primera línea”,  advierte.

“Entendemos que somos personal de tropa pero los jefes no  tienen el mismo riesgo que nosotros”, observa Felisa López como otro de los rostros visibles de la inconformidades que se multiplican en todo el país con la misma queja. “A los dirigentes de la  salud  en México  les interesa  salvar primero su  pellejo”.

Mal de muchos

Situaciones similares se han denunciado en diversos hospitales del país.  En la Unidad Médica de Alta Especialidad  del  Hospital de Ginecología y Obstetricia número 4  de la Ciudad de México, el personal médico dice que el influyentismo ocurrió con el mismo modus operandi que en Perinatología y más o menos por las mismas fechas.

Mencionaron que la vacunación para el personal de ese hospital empezó el pasado 12 y 13 de enero, que fueron alrededor de seis camiones los que trasladaron al personal del hospital al Campo Militar No.1 de la Secretaría de la Defensa Nacional y  que en esos vehículos iban principalmente los directores.

Más al norte de  México, en Torreón, Coahuila, trabajadores del hospital Francisco Galindo el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales (ISSSTE) denunciaron los nombres de los directivos que se privilegiaron a  sí mismos y a los suyos antes que los médicos, enfermeras, camilleros y personal de limpieza que están expuestos a contraer el virus por atender directamente a los infectados.

Entre ellos señalaron a Héctor Carrillo, trabajador pensionado de prestaciones del ISSSTE del departamento de caja, papá de una de las supervisoras de enfermería de esa unidad médica   y  Ricardo Frías Díaz y su novia, el cual es hijo de la subdirectora, entre otras personas.

Cuando las enfermeras del Instituto Nacional de Perinatología se dieron cuenta de que  no serían vacunadas en la primera ronda ni  en mucho  tiempo  porque las vacunas están escasas  o no llegan  o se difuminan, decidieron tomar acciones por  ellas y por sus familias.

“Mi esposo y mis  hijos también están expuestos”,  advierte Rebeca Díaz.

Diariamente ellos la ven llegar cansada de largos turnos en la guardia covid-19, atravesando como sombras por las salas, las  recámaras, las cocinas con mucho sigilo para evitar contactos. Pasan al baño  y  se vuelven a duchar; la  ropa a la  lavadora y, algunas veces, escuchando un comentario pesumbroso y una duda amarga.  “¿Vendrás con el coronavirus?

Inicialmente, las enfermeras de Imper se acercaron  al sindicato, pero éste se lavó las manos: “Nosotros no controlamos las vacunas”, dijeron.  Luego fueron con el director Jorge Arturo Cardona,   quien el  13 de enero había firmado  la circular  DG/002/2021 en el cual afirmaba  que “todo el personal de primera línea había recibido  la primera dosis”.

Pero  no  las recibió. Las envió  con Alejandra Antonio, la  subdirectora de enfermería.  “Tan valioso es su   trabajo como el mío”, replicó ésta cuando le cuestionaron el por qué se vacuno primero. Pero tú  no estás en contacto con los enfermos de Covid-19 y nosotros sí, reprocharon.

Alejandra Antonio no  dijo más. Este diario intentó  sin éxito tener la versión de o la del  director.  “Hable con la Secretaría de Salud”, dijo uno de los asistentes antes de olgar

El trasfondo 

La  Secretaría de Salud tiene un complicado mecanismo para que  sus trabajadores interpongan quejas por situaciones de abusos de autoridad, compadrazgos  o nepotismos. O cualquier queja. El usuario debe hacerlo a través de la página web,  buscar “enlaces externos”, el  link de atención ciudadana y luego otro que dice “órganos  de control”.

Pero nadie sabe que ese es el camino, dicen las  enfermeras perdidas en el laberinto  burocrático para  quejarse  de sus  jefes. Los pocos que lo han  encontrado, aún no tienen respuesta.

En el Imper optaron por hacerlo público de otra  manera después de hablar con  Alejandra Antonio. Colocaron pancartas en sitios visibles con un  mensaje: “Trabajamos bajo protesta  al no   ser considerados personal de primera línea”. Mientras tanto esperan una  respuesta positiva. O sea una fecha  para ser vacunados.

Un cartel de protesta en el Instituto Nacional de Perinatología
Un cartel de protesta en el Instituto Nacional de Perinatología (Foto: cortesía Gardenia Mendoza)

Oficialmente se dice que esto ocurrirá  principios de febrero; extraoficialmente se dice que sí  lo  harán pero sólo  para la segunda dosis.  Esto es: otra vez para los jefes. Por los antecedentes en el manejo de la pandemia, tanto Rebeca Díaz como  Felisa López creen que la versión extraoficial es más  certera y temen  por  su  suerte.

El año pasado, después de estar en  contacto  con enfermos covid, pidieron que  les hicieran una  prueba  de contagio  en el hospital y se  las  negaron  “hasta que no tuvieran  síntomas”. Pero cuando  se la hicieron por su cuenta, unas 10 de ellas resultaron positivas aunque asintomáticas. “Es muy irresponsable lo que están haciendo con el trato que  nos dan. Podemos ser un foco de contagio”, advierte Rebeca Díaz.

En voz de diversos funcionarios, el gobierno mexicano ha pedido paciencia. El fin de semana pasado, el director general de Epidemiología dijo que hasta esa fecha el acumulado de  dosis inyectadas en la República Mexicana se ubicó en 618,  768. Pero comenzaban a tener problemas con el abasto para la segunda dosis.

Se espera que el 15 de febrero llegue un lote con miles de dosis de Pfizer  para completar la entrega de poco más de 5 millones de vacunas en el primer trimestre del año,  según el canciller Marcelo Ebrard. El presidente Andrés Manuel López Obrador, por su parte, anunció  una compra millonaria a la vacuna  rusa Sputnik  V y otra para CanSino, aunque ambas  fórmulas siguen  en la  fase 3 para la  aprobación.

De cualquier  modo, el  personal de primera  línea no  se fía  y pide atención:  “De nada sirven las vacunas si sólo son  para los amigos”.

Seguir Leyendo: Hay 38,000 cuerpos sin reconocer y miles de desaparecidos más en tiempos de la 4T