Es tiempo de abrir nuestras escuelas

Los estudiantes latinos ya no pueden perder más

Es tiempo de abrir nuestras escuelas
Las escuelas siguen cerradas en más de 160 países.
Foto: FRANCK FIFE / AFP / Getty Images

La pandemia por el COVID-19 ha tenido un trauma desproporcionado en las comunidades compuestas por minorías étnicas.

Los latinos están sufriendo más que la mayoría. Nuestras familias han perdido sus trabajos, sus viviendas y sus familiares.

Por estas razónes, no me extraña que nuestra comunidad este ansiosa ante la posibilidad de enviar nuestros hijos a la escuela.

También, por la desconfianza de que las escuelas no han servido de manera efectiva a los niños latinos en el pasado, a causa de la discriminación y la desigualdad.

Pero mantener a nuestros niños fuera de la clase no es la respuesta. Cuanto más tiempo permanezcan en un aprendizaje virtual, más corren el riesgo de quedarse rezagados, tal vez, por todas sus vidas.

Hoy ya tenemos la información necesaria sobre cómo reabrir las escuelas de una manera segura.

Un estudio de la Academia Estadounidense de Pediatría concluyó que el regreso a la instrucción en persona con protección de mascarillas, distanciamiento físico y lavada de manos, no causa propagación en la escuela.

Más importante de notar es que la reapertura de escuelas se ha realizado en comunidades que se parecen a las nuestras.

En San Francisco, la alcaldesa Breed trabajó con la ciudad para administrar 80 “Community Learning Hubs” —centros de aprendizaje— que han ofrecido apoyo escolar en persona a más de 2,000 estudiantes.

Esto se ha logrado durante varios meses en vecindarios latinos y de bajo ingreso, sin brotes de
COVID-19.

Además, varios estudios han aprobado el aprendizaje en persona en comunidades con tasas más altas de infección, siempre y cuando estos controles de prevención se apliquen en las escuelas.

En Chicago, los padres latino-inmigrantes dicen que “sus voces están siendo ahogadas” en el debate de reapertura, por motivos políticos. Ellos quieren que sepamos que el aprendizaje virtual simplemente no ha funcionado en sus hogares.

Como hija de inmigrantes mexicanos, no puedo imaginar cómo esta pandemia habría afectado mi familia y a mi futuro.

Mi crianza en una vecindad de bajos recursos en Los Ángeles dio forma a mi carrera como médica y científica, hoy trabajando para mejorar el cuidado médico de mi comunidad.

Fue el asistir a mis escuelas lo que me llevó a estas nuevas alturas. Me duele el corazón en pensar en los niños como yo, viviendo la realidad de hoy en día sin sus escuelas- robándoles esta salvavida.

La información científica ya está disponible para que las escuelas puedan reabrir. Solo necesitamos la voluntad política para actuar.

Debemos exigir que a nuestras familias latinas les ofrezcan acceso a la escuela en persona, asegurando que los estudiantes latinos tengan las mismas oportunidades que los niños en otros distritos escolares.
Después de la pesadilla que ha vivido la comunidad latina con esta pandemia— nuestras familias lo merecen.

Alejandra Casillas, MD, MSHS, es médica y miembro de la facultad en la división general de Medicina Interna e Investigación de Servicios de la Salud, y parte del Departamento de Medicina David Geffen School of Medicine en UCLA. Ella practica la atención primaria en UCLA, lleva a cabo investigación y disparidades de salud de las minorías y enseña a estudiantes de medicina en UCLA y a los residentes de medicina interna.