Biden presenta reforma que daría ciudadanía a indocumentados y retira castigo de 10 años

La propuesta también ayudará a facilitar la reunión familiar

El presidente Joe Biden cumple su promesa de presentar una reforma migratoria.
El presidente Joe Biden cumple su promesa de presentar una reforma migratoria.
Foto: NICHOLAS KAMM / AFP / Getty Images

El gobierno del presidente Joe Biden dio a conocer más detalles de la reforma migratoria que, de aprobarse en el Congreso, permitirá otorgar la ciudadanía a indocumentados, “dreamers”, portadores de TPS, trabajadores agrícolas, así como facilitar la reunión familiar.

El demócrata adelantó en su primer día de su gobierno los lineamientos del proyecto “America’s Citizenship Act of 2021” (“Ley de Ciudadanía de EE.UU. del 2021”), el cual contempla cambios profundos sobre la forma en que se tratará la frontera con México sin descuidar la seguridad, además de aumentar algunas visas laborales y el programa Visas de la Diversidad, que pasaría de 50,000 a 80,000.

“Crea el camino a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados con estatus temporal de entre tres y cinco años hasta que puedan obtener la ciudadanía”, dijo una funcionaria en llamada telefónica con periodistas.

Señaló que los “dreamers” y quienes sean beneficiados con TPS al 1 de enero de 2017, además de trabajadores agrícolas que puedan demostrar historial laboral podrán obtener directamente la “green card”.

“Todos, por supuesto, deberán aprobar la revisión”, enfatizó la oficial del equipo sobre asuntos migratorios de la Casa Blanca.

Apuntó que cualquier persona que haya entrado a los Estados Unidos sin documentos después del 1 de enero de 2021 no será elegible para beneficios con la nueva ley, si es aprobada.

Hay varias dudas que quedaron sin responder, como si habrá otras condicionantes de tiempo de estancia en el país para quienes lleven menos de 10 años como indocumentados.

Este jueves, el senador Bob Menendez (Nueva Jersey) y la representante Linda Sánchez (California) presentarán el proyecto, el cual necesitará al menos 60 votos en el Senado para su aprobación, pero los demócratas solamente alcanzan 50.

No queda claro si los demócratas se apegarían nuevamente a la regla de Reconciliación –que asegure mayoría simple con un voto extra de la vicepresidenta Kamala Harris— para aprobar la reforma.

El plan sería el cambio más amplio en asuntos migratorios desde 1994.

No más castigo

El proyecto propone la desaparición de la regla de los tres y 10 años, que impide a los indocumentados volver al país tras ser deportados.

“Desaparecerá la regla de tres y 10 años que prohíbe a los inmigrantes, es una pena por estar en el país, le prohíbe volver durante tres a 10 años”, especificó la asesora.

La seguridad es clave

Otro funcionario indicó que la seguridad en la frontera no será descuidada, pero tendrá una visión más humanista.

El proyecto pretende que la seguridad fronteriza sea con base en alta tecnología, para luchar contra el tráfico de personas, drogas y armas.

El oficial agregó que un elemento clave será enfocar programas que enfrenten los motivos de la inmigración de indocumentados de México y Centroamérica.

La propuesta incluye ajustes en tribunales migratorios, los cuales tendrían más jueces, personal especializado y mejor tecnología.

Se propone crear un equipo de trabajo con sindicatos y empleadores para la implementación del sistema E-Verify, pero el proyecto aumentará las sanciones contra empresas que contraten a indocumentados.