El Pentágono advierte que extremistas usan el ejército para promover su legitimidad

Extremistas nacionales se unen al ejército para ganar experiencia en combate, dice el Pentágono en un reporte

El Pentágono advierte que extremistas usan el ejército para promover su legitimidad
El Pentágono es la sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos.
Foto: Archivo/STAFF / AFP / Getty Images

Los grupos extremistas domésticos representan una seria amenaza para el ejército al buscar reclutar miembros del servicio en sus filas y, en algunos casos, unirse al ejército para adquirir experiencia en combate, según un informe del Pentágono publicado el martes.

El informe del Departamento de Defensa, preparado el año pasado a pedido del Congreso, no evaluó si el problema del extremismo en el ejército está creciendo, pero citó varios ejemplos de miembros del servicio con afiliaciones extremistas.

El informe dice que se desconoce el número de militares actuales y anteriores que se adscriben a la ideología supremacista blanca.

Y advierte que tener miembros militares es muy apreciado por los supremacistas blancos y otros grupos extremistas como un medio para “dar legitimidad a sus causas y mejorar su capacidad para llevar a cabo ataques. Además de la violencia potencial, la supremacía blanca y el nacionalismo blanco representan una amenaza para el buen orden y la disciplina dentro del ejército”.

Por ejemplo, el informe señaló que un infante de marina fue despedido en 2018 por tener vínculos con un grupo neonazi llamado División Atomwaffen, y dijo que el cofundador del grupo sirvió en la Guardia Nacional del Ejército en Florida.

Otro infante de marina estaba decidido a ser el fundador de un grupo supremacista blanco diferente, llamado AIM, que significa Movimiento de Identidad Estadounidense.

Ese grupo difundió propaganda a través de una operación que denominó “Proyecto Asedio” y en marzo de 2019 contaba con unos 500 miembros. El fundador del grupo era un ex sargento de la Infantería de Marina y un ex líder era un veterano del Ejército. Varios otros miembros de las fuerzas armadas y las Reservas fueron identificados como asociados con el grupo, y el informe señaló que algunos fueron degradados o despedidos.

El informe advirtió, sin embargo, que incluso un pequeño número de extremistas dentro de las filas representa una amenaza para la seguridad nacional y la cohesión de las fuerzas armadas.

“A pesar del bajo número de casos en términos absolutos, las personas con afiliaciones extremistas y experiencia militar son una preocupación para la seguridad nacional de los Estados Unidos debido a su probada capacidad para ejecutar eventos de alto impacto”, afirma el informe.

A pedido de los legisladores, el informe detalla cómo las fuerzas armadas seleccionan a los reclutas y cómo responden a los miembros que están afiliados a grupos extremistas.

El informe recomendó que el Departamento de Defensa trabaje en estrecha colaboración con la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) para detectar posibles supremacistas blancos mediante la identificación de tatuajes afiliados u otros símbolos, durante el proceso de reclutamiento.

Si bien el informe se ordenó el año pasado, ha cobrado un renovado interés después de que varios veteranos y miembros militares activos se encontraran entre los que participaron en el ataque del 6 de enero al Capitolio.

El mes pasado, el secretario de Defensa Lloyd Austin ordenó la retirada de todo el ejército durante 60 días para hacer frente al extremismo en las filas militares.

Con información de The Associated Press