La mamá de Cristiano Ronaldo confiesa que pensó que iba a morir cuando sufrió un derrame cerebral

En marzo de 2020, Dolores Aveiro sufrió un accidente cerebrovascular

La mamá de Cristiano Ronaldo confiesa que pensó que iba a morir cuando sufrió un derrame cerebral
Cristiano Ronaldo junto a su madre Dolores Aveiro.
Foto: Jack Taylor / AFP / Getty Images

La madre de Cristiano Ronaldo, Dolores Aveiro, reveló que pensó que iba a morir cuando sufrió un derrame cerebral en marzo del año pasado.

La mujer de 66 años fue trasladada de urgencia al hospital el 3 de marzo de 2020, en su isla natal de Madeira, después de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico.

Dolores Aveiro fue dada de alta del hospital casi tres semanas después, ya que afirmó que se estaba ‘recuperando bien’ y agradeció a los médicos y al equipo médico que la atendió.

Y ahora ha recurrido a las redes sociales para hablar en profundidad sobre su terrible experiencia y el impacto que tuvo en su familia.

La madre del astro publicó una foto de ella en Instagram en el hospital, capturada 12 días después de su accidente cerebrovascular, donde escribió: “Hace un año vi mi vida casi corriendo entre mis dedos. Y afortunadamente logré agarrarme a una luz, una luz que me tiraba hacia arriba, una luz que insistía obstinadamente en que era solo un obstáculo más que superar y otra historia de superación que contar.

“Nunca hablé abiertamente de lo que pasó en realidad, solo porque me recuperé y casi el 100 por ciento de la gente piensa que no pasó nada o que el susto que les di a mis hijos y a los que realmente me aman fue pequeño”.

“Me quedé en una cama de hospital, conectado a decenas de cables. Las horas posteriores al ictus fueron una tortura. No sabían cómo iba a despertar, no sabían cómo sería el daño, tenían miedo de perderme, miedo de que me incapacitara, sin reconocerlos, y con muchas limitaciones”.

Continuó: “Me desperté, unas horas después, sin saber qué me pasaba. Miré hacia adelante y vi a mis hijos, alrededor de mi cama. Estaba rodeada de máquinas, sin poder moverme.

“Solo recuerdo haber visto las lágrimas de mi nieto. Esos ojos vivientes me miraron con tanto amor y luego grité. Grité, por la confusión que pasaba por mi cabeza. Grité, lloré mucho. La emoción era fuerte, en ese momento, no había nadie en ese lugar que no se hubiera movido.

“En ese momento, pensé que casi había terminado. Pensé que era una despedida, una despedida amarga. Estaba confundida y perdida, pero me di cuenta de que, después de todo, acababa de sobrevivir a algo muy fuerte y para mis cuatro hijos, tendría que ser fuerte y volver a ser quien era”.

Relacionado: ¡Hijo ejemplar! El espectacular regalo de Cristiano Ronaldo a su mamá por el día de las madres