Latino crea movimiento para proteger del odio a los ancianos asiáticos

Ha logrado reunir a más de 1,200 chaperones que los acompañan en sus actividades, ante la racha de violencia que trajo COVID-19

En Oakland, surgen voluntarios contra el odio hacia los asiáticos. (Foto/Kasey N.Pham)
En Oakland, surgen voluntarios contra el odio hacia los asiáticos. (Foto/Kasey N.Pham)
Foto: Cortesía

Cansado de ver la violencia en contra de los asiáticos, Jacob Azevedo, un joven latino que vive en el área de la Bahía, en el norte de California, hizo una publicación en las redes sociales que se volvió viral en la que se ofreció a acompañar a adultos mayores en el barrio de Chinatown de Oakland para hacerlos sentir más seguros.

Inspirados por la valentía de Azevedo de 26 años, cientos le mandaron un mensaje para decirle que querían unirse a la causa. Así fue como nació un movimiento comunitario para apoyar a los ancianos asiáticos y evitar que sean víctimas del odio racial que se ha desatado en contra de la comunidad asiática a partir de la pandemia de COVID-19.

Compassion in Oakland se creó en respuesta al surgimiento de los ataques asiáticos particularmente en el área de la Bahía de California. Su misión es proporcionar a la comunidad de Chinatown en Oakland, una herramienta que les ofrezca seguridad sobre todo a los olvidados y vulnerables como los vendedores ambulantes que con frecuencia son víctimas de robos.

Voluntarios de Compassion in Oakland. (Foto Cortesía Kasey n. Pham)

“Solo quería ofrecer a la gente algo de confort, no ser una especie de vigilante”, dice en la página de Compassion in Oakland en Facebook, Azevedo, el creador de un movimiento que ya tiene 1,200 voluntarios de diferentes trayectorias y partes de la Bahía de San Francisco.

A Azevedo, le impresionó mucho ver el video de un anciano tailandés de 84 años que fue empujado de muerte en una acera de San Francisco; y de ahí le vino la idea de crear Compassion in Oakland.

Katrina Ramos, cofundadora de este movimiento de voluntarios, de origen filipino, chino y vietnamita, dijo que desde hace un mes se unió al llamado de Azevedo para acompañar a los ancianos asiáticos cuando vio el mensaje en las redes sociales.

“Estoy haciendo esto casi todos los días. Acompañamos a los adultos mayores a tomar el camión, a su carro, a sus citas, a hacer sus compras,  a donde ellos nos pidan”, explica.

Y señala que ha sido muy desgarrador ver los ataques de odio contra su comunidad. “Es por eso que decidimos tomar acción y queremos ampliar el apoyo y darles botones de alarma para que los hagan sonar cuando sientan peligro”.

Los ancianos asiáticos han sido blanco de ataques de odio. (Foto cortesía Kasey N. Pham)

Katrina es responsable de organizar a los voluntarios, el alcance comunitario y desarrollo y manejo de las operaciones diarias y logísticas.

En el condado de Los Ángeles, los ataques contra los asiáticos han ido de insultos verbales hasta violencia física, con más de 800 incidentes reportados en la línea 211. 

En el primer distrito, un hombre chino fue golpeado con su propio bastón en una parada de autobús en Rosemeade. El ataque lo llevó a perder uno de sus dedos. Un templo en el barrio de Little Tokio fue vandalizado mientras que en Koreatown, una mujer coreana-americana de 27 años fue asaltada.

Estos incidentes motivaron a la Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles a aprobar una moción para identificar de inmediato fondos, que permitan extender el programa anti-odio en un esfuerzo por combatir los ataques hacia los asiático-americanos y los de las Islas del Pacífico.

“El alarmante resurgimiento de incidentes de odio, particularmente dirigidos hacia nuestras comunidades asiático-americanas y de las Islas del Pacífico (AAPI) demuestran la urgente necesidad de ampliar el programa anti-odio del condado establecido en 2019”, dijo la supervisora Hilda Solís, quien representa amplias porciones del Valle de San Gabriel, Chinatown, Little Tokio y Filipinotown.

El programa LA contra el Odio ha abierto la línea 211 para reportar y dar seguimiento a los incidentes de odio, y estableció una red de respuesta rápida con organizaciones no lucrativas para proveer servicios y consejerías a las víctimas.

Los latinos se unen para apoyar a las comunidad asiáticas que sufren de ataques de odio. (Foto cortesía Kasey N. Pham)

La racha de ataques de odio que han tenido como blanco a los asiáticoamericanos, especialmente a los ancianos, ha obligado a que las comunidades de todas las razas formen coaliciones para combatir esta escalada de violencia surgida a partir de la pandemia.

“Por más de un año, los asiáticoamericanos han peleado dos virus. Uno es el COVID-19 y su impacto económico, pero el segundo es el virus del racismo”, dijo John C. Yang, presidente de la organización Asian Americans Advancing Justice (AAJC) en una conferencia reciente de Ethnic Media Services.

Yang hizo ver que un sondeo reciente arrojó que más del 75% de los asiático-americanos sintieron que fueron blanco de la discriminación, y otra encuesta del año pasado determinó que 40% experimentaron o escucharon a alguien culpar a los asiáticos o chinos del coronavirus.

Manjusha Kulkarni, directora de Asian Pacific Policy & Planning Council (A3PCON), lanzó el Stop AAPI Hate Reporting Center en marzo de 2020, y en un periodo de 41 semanas, recibieron reportes de 2,800 incidentes de odio en 47 estados. El 56% ocurrieron en California, 7% fueron reportados por adultos mayores de 60 años y las mujeres fueron víctimas de estos incidentes 2.3 veces más que los hombres.

“El mayor tipo de acoso ha sido verbal expresado a través de insultos, empujones, lanzamiento de botellas, latas, escupir y toser en la cara, pero también discriminación en el trabajo y rechazo a proveer transporte y vandalismo; y el 40% ha ocurrido en negocios privados como supermercados y farmacias, lo cual es preocupante porque durante la pandemia la gente necesita hacerse cargo de sus necesidades básicas”.

A lo largo del país, los adultos mayores asiáticos han sido blanco de ataques de odio. (Foto cortesía Kasey N. Pham)

Hizo ver que esperan un aumento de los incidentes de odio cuando las escuelas se abran. ‘’Los chinoamericanos han sido el grupo étnico con un mayor número de ataques en 40%”.

Luego de la muerte de seis mujeres asiáticas en un tiroteo másivo en Atlanta, Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes (CHIRLA), dijo que están con la comunidad asiático-americana para denunciar el odio y la ignorancia tras los ataques sin sentido.

“La justicia racial es inherente e intrínsecamente una parte del movimiento de los derechos de los inmigrantes y la justicia inmigrante, y nuestro trabajo continúa hasta que todos podamos vivir en una sociedad justa y segura”.