El viaje de Luisa del Rosal desde Chihuahua a la ciudadanía estadounidense

Luisa del Rosal llegó a Dallas con 17 años para estudiar. Ahora tiene una carrera en el mundo académico y en la política. Aquí cuenta su trayectoria como inmigrante en Estados Unidos

El viaje de Luisa del Rosal desde Chihuahua a la ciudadanía estadounidense
Luisa del Rosal.
Foto: Cortesía

Luisa del Rosal llegó a SMU (Southern Methodist University) desde Chihuahua, México, como estudiante de 17 años. Varios títulos después, y ahora ciudadana estadounidense, la residente de Dallas es Directora Ejecutiva del John Goodwin Tower Center para Política Pública y Asuntos Internacionales de SMU y directora ejecutiva fundadora del Mission Foods Texas-Mexico Center de SMU. En 2020, la republicana buscó, pero no ganó un escaño en la Cámara de Representantes de Texas.

Habló con Chris Walsh, Gerente Senior de la Iniciativa de Libertad Humana del Instituto George W. Bush, y William McKenzie, Asesor Editorial Senior del Instituto Bush, sobre su viaje para convertirse en ciudadana estadounidense, los desafíos que enfrentan los inmigrantes para formar parte de la cultura general estadounidense, y el papel que juegan las universidades, el idioma y la educación cívica para ayudar a los inmigrantes a superar esos desafíos. A continuación, se muestra un extracto de su conversación, en la serie Democracy Talks del Instituto Bush.

Cuéntanos cómo fue tu viaje a la ciudadanía estadounidense.

Soy una estadounidense increíblemente orgullosa y estoy entusiasmada con las alas que América me dio, pero mis raíces mexicanas también son parte de lo que soy.

Soy de Chihuahua, México. Mis padres siguen ahí, y yo vengo de una familia mexicana muy tradicional, muy conservadora. Todas éramos mujeres. Mi papá y mi abuelo siempre nos decían que podíamos ser cualquier cosa que queríamos ser, a pesar de que ser mujer en México es mucho más difícil de lo que la gente a veces se da cuenta.

Tuve la bendición de poder venir a estudiar a los Estados Unidos. Era tan tímida y protegida. Nunca había tenido una pijamada en mi vida. Luego, aquí vivía con más de 200 extraños en un dormitorio universitario. Por eso hablo de mis alas. No creo que pueda ser quien soy hoy si no fuera por la gran bendición de haber venido a la universidad en los Estados Unidos.

Pero también es importante que inmigrantes como yo que aman este país recuerden de dónde vienen. Entonces, nunca olvidaremos luchar por las cosas que están aquí para que otros puedan seguir viviendo su sueño americano.

¿Qué pueden hacer las universidades para ayudar a los estudiantes que provienen de otra nación a integrarse a la corriente principal?

Digo esto no como una voz oficial de SMU, o en cualquier capacidad oficial con la universidad, sino simplemente como Luisa. Lo que SMU hizo por mí fue proporcionar una facultad que me dio la bienvenida. Recuerdo una de mis clases sobre política latina. El profesor nos pidió que viniéramos a presentarnos y explicar por qué estábamos tomando la clase. Hice una cita, y cuando llegué, ya había colocado un mapa de Chihuahua en su escritorio. Significaba tanto para mí como joven que alguien estaba tratando de saber más sobre mí al entender de dónde vengo.

Las universidades están equipadas de manera única para ayudar a los jóvenes a encontrar su voz al entender de dónde vienen y las influencias que traen. Soy una estadounidense apasionada, pero todavía es muy emocionante cuando la gente adopta -y quiere aprender sobre- de dónde eres y cómo eso te formó como persona. Es impactante para la persona ser vista. La mitad del tiempo, los inmigrantes sólo quieren ser vistos y que sus experiencias sean entendidas.

Los profesores pueden hacer mucho para ayudar a los estudiantes inmigrantes a través del proceso. Es inconmensurable.

Pensando más ampliamente, ¿cuáles considera las mejores estrategias para ayudar a los inmigrantes y refugiados a integrarse en la vida en un país diferente?

Soy defensora del aprendizaje de más idiomas. Las puertas se abrieron rápidamente para mí porque podía hablar inglés con fluidez. Esto no significa descartar otros idiomas. Sigo hablando español en casa, pero es muy importante integrarse en el nuevo idioma. Los programas lingüísticos pueden ser tan vitales para la experiencia de los inmigrantes y para formar parte de la comunidad. Puedes honrar tus raíces mientras eres parte de esta mayor dinámica.

Las redes de contacto también son clave. Los inmigrantes pueden ser ignorados por no poder hacer esto o aquello porque carecen de conexiones. Yo tenía una red integrada porque llegué a una institución estadounidense donde conocí a personas que expandieron mi red. Pero vemos en estudios que cuando los inmigrantes llegan aquí de cualquier forma, necesitan redes amplias y establecidas para ayudarles a entender cómo hacer cosas simples como alquilar casas y pagar facturas.

Tenemos que pensar en cómo realmente nos convertimos en una sociedad inclusiva para las personas que quieren seguir nuestras reglas y ser parte de nuestra comunidad. A veces tenemos que empezar más pequeño cuando hablamos de reforma migratoria y pensar en cómo ayudamos a los inmigrantes a encontrar hogares, conseguir un trabajo y establecer redes de apoyo. ¿Cómo los establecemos en redes de apoyo, ya sea a través de iglesias, centros comunitarios y grandes organizaciones sin fines de lucro? Tenemos que pensar en las políticas correctas, pero también necesitamos los procesos adecuados.

¿Cuál es la mejor manera de aprender la ciudadanía?

Las organizaciones sin fines de lucro, y los sectores públicos y privados, pueden desempeñar un papel importante. Pueden ayudar a los inmigrantes que pasan por el proceso de ciudadanía a entender no sólo nuestros valores, sino también cómo funciona nuestro sistema. Debemos priorizar cosas como el civismo, la educación ética y la educación financiera cuando estamos priorizando la integración. Tenemos que promover esto como algo que valoramos y hablar de ellos antes de que los inmigrantes tomen la prueba de ciudadanía y pasen por la ceremonia.

Pensando en la nación, ¿cómo crean una narrativa común las sociedades democráticas con diversas poblaciones?

Podemos ser muy robustos e individualistas, especialmente aquí en Texas. Pero siempre he encontrado en Estados Unidos este sentido que “de muchos, uno”. Tenemos que alimentar esta creencia a través de la educación cívica y la educación ética, pero esto sigue siendo el excepcionalismo estadounidense, en el que creo. Independientemente de nuestras diferencias, todavía podemos unirnos y decir: “Quiero hacerlo mejor no sólo para mí, sino para la gente que me rodea”. Podemos construir este bien colectivo.

Mientras podamos seguir poniendo una prioridad en el servicio, eso puede unirnos. Ya sea postularse para el cargo, trabajar para una organización sin fines de lucro, idear una vacuna o enseñar en un salón de clases, siempre y cuando nos demos unos a otros, podemos unirnos y seguir siendo excepcionales.