Yuri recuerda el día en que amenazó a sus padres con una pistola: “Se me pudo haber disparado”

La cantante de 57 años confesó que durante su infancia fue testigo de las fuertes peleas que tenían sus padres, por lo que se le ocurrió amenazarlos con una pistola para que no discutieran más

Yuri.
Yuri.
Foto: Mezcalent

Yuri hizo una impactante confesión durante una reciente entrevista, en la que recordó el día en que sacó una pistola para amenazar a sus propios padres.

Fue en el canal de YouTube de Yordi Rosado, en donde la famosa veracruzana compartió uno de los episodios más dolorosos de su infancia en el que sufrió de violencia familiar, razón por la cual tuvo que recurrir a la ayuda profesional.

Hubo una vez que yo tuve que ir con una doctora para sanidad interior en el Cristianismo, porque ese era como un trauma que yo tenía de niña”, comentó durante la emisión.

En el episodio titulado: ‘Yuri, la otra cara del éxito’ la cantante de 57 años confesó que durante su infancia fue testigo de fuertes peleas de sus padres, por lo que sugirió la separación cuando existen problemas de comunicación entre las parejas.

Cuando ya no se lleven, mejor sepárense, porque nos hacen mucho daño a los hijos. Yo sí veía que mis papás se peleaban mucho, volaban las cazuelas“, detalló la interprete.

Sin embargo, uno de los momentos que marcó su vida, fue cuando presenció una discusión más: “Yo recuerdo que estaban ellos gritando en la cocina, yo estaba en el segundo piso los estaba oyendo y yo me tapaba los oídos porque no quería oír todo lo que se decían y hacían“, explicó.

Fue entonces cuando recordó que su papá guardaba una pistola en uno de los cajones de su ropa, por lo que se le ocurrió ir a buscarla para amenazar a su mamá, Dulce Canseco y su padre, Carlos Humberto Valenzuela:

“Yo dije: ‘Pues si yo saco la pistola se van a aplacar’, y pues saqué un pistolón que no podía yo con ella”, recordó.

La intérprete de “Ya no vives en mí” y “Maldita Primavera” narró el momento en que sorprendió a sus padres con el arma de fuego.

Recuerdo que llego a la cocina y les digo: ‘por favor, ya dejen de pelear’. Se me pudo haber disparado, estaba cargada“, agregó.