Andy García: “El régimen en Cuba no tiene la capacidad de cambiar”

El actor es un abogado cubano-americano en “Rebel”, la nueva serie de ABC. García nos atendió para hablar de sus últimos proyectos, del régimen cubano y de la nueva versión de la película más importante de su carrera, “El Padrino 3”

Andy García: “El régimen en Cuba no tiene la capacidad de cambiar”
Andy García como el abogado Cruz en Rebel.
Foto: Karen Ballard, ABC / Cortesía

El próximo lunes 12 de abril Andy García cumplirá 65 años. En una edad en que la mayoría entra en el retiro, el actor cubano no baja el ritmo. En lo que va de 2021 le hemos visto en el thriller “Redemption  Day”, la comedia “Barb and Star Go to Vista Del Mar” y a principios de mayo le veremos en un cameo sorpresa en un film de mucha acción (estén atentos). Además, acaba de anunciarse que estará en el remake de “The Father of the Bride” (“El padre de la novia”).

Hoy mismo se estrena “Rebel” en la cadena ABC, una serie inspirada en la vida de la activista Erin Brockovich. Katey Sagal -aquella genial Peggy Bundy, la madre de “Married with Children”- interpreta a la protagonista, Annie “Rebel” Bello, una mujer incansable en la lucha por las causas en las que cree y que, aún sin ser licenciada en Leyes, trabaja en la firma de Cruz, un abogado de origen cubano interpretado por García.

El actor nos atendió desde su casa en Los Ángeles para hablar de sus últimos trabajos, del orgullo de interpretar personajes cubano-americanos, de su relación con la isla y el exilio, y de la nueva versión de “El Padrino 3”, quizá la película más importante de su carrera.

Pregunta: ¿Qué te atrajo de tu personaje de abogado en “Rebel”?
Andy García: Uno tiene que contemplar cualquier oferta que entre que sea interesante. Pero aquí me atrajo el guion, la calidad de la escritura. Mi personaje estaba escrito para un latino, pero no específico, y a mí me entusiasmó poder personificar un abogado de descendencia cubana. Exiliado aquí, como yo, desde muy joven, y poder traer mi propia historia y la de muchos de los exiliados de principios de los años 60, hijos de padres que vinieron con su familia de muy pequeños y se establecieron en los Estados Unidos. Fue una oportunidad de honrar a esa generación.

P.: Estarás en el remake de “The Father of the Bride”, dirigida por el mexicano Gaz Alazraki, y la familia también será cubano-americana…
A.G.: Una es cubano-americana y la otra familia, que viene para casarse, es mexicana. Ahí hay un arroz con mango, como decimos nosotros.

P.: Eso también te habrá gustado del proyecto.
A.G.: Por supuesto. Fue una casualidad esos dos proyectos seguidos. En “The Father of The Bride” además no es un solo personaje, sino una familia entera: mis padres, yo, y mis hijos, ya nacidos en Estados Unidos, la tercera generación que ya va a tener sus hijos y me pone en la edad de abuelo. Esos se identifican como cubanos, pero son tan americanos como cubanos.

P.: La película se está presentando como un remake “latinx” de “The Father of the Bride”. ¿Qué opinas de que la llamen así?
A.G.: Eso es parte de las clasificaciones que están usando hoy en día. Yo soy cubano, y nunca lo he negado, por supuesto. Pero no me considero un actor cubano. No me entrené para especializarme en personajes cubanos. Yo soy actor y tengo influencias de muchas culturas, específicamente de la cultura cubana y la cubana americana, y también me identifico mucho con la cultura italiana. Esas calificaciones de “latinx”, o latino… el año que viene lo llaman otra cosa. Es para incluir a todo el mundo, pero la realidad es que todas las culturas son diferentes. Lo más importante es que hagan las películas. Lo pueden llamar lo que quieran, pero lo importante es que apoyen los proyectos de las culturas hispanas. Si llamándolo latinx ayuda, magnífico.

P.: ¿Crees que estamos en una situación mejor ahora?, ¿se producen más historias de nuestras comunidades?
A.G.: Es mejor que antes, pero todavía hay camino para ganar.

Katey Sagal y Andy García en una escena de Rebel.
Katey Sagal y Andy García en una escena de Rebel. / Foto: ABC

P.: Ahora estás trabajando mucho, en otras épocas se te veía menos, ¿en qué momento de tu carrera te ves?
A.G.: La carrera de un actor tiene sus subidas y bajadas. A veces uno hace muchos proyectos que nadie ve. Y otras veces haces un proyecto que mucha gente ve. Gracias a dios yo he tenido la bendición de siempre estar trabajando. En los proyectos que me interesan, que a veces no son los que le interesan al público. Mi tiempo es mi tiempo. Yo no tengo la obsesión de estar presente en la farándula constantemente.

P.: ¿Qué tipo de proyectos buscas más?
A.G.: Yo tengo mis proyectos personales que siempre estoy escribiendo y tratando de lograr. Ése es mi tiempo privado, mis guiones y mis sueños, en los que no dependo de nadie más. No sólo en el cine, sino en la música, en las cosas que llenan mi corazón artístico.

P.: La música es muy importante para ti y también tu herencia cubana, como nos contabas antes. ¿Cómo ves la situación en la isla en estos momentos?, ¿ves algún indicio de cambio?
A.G.: No hay cambio de parte del régimen. Ese régimen no tiene la capacidad de cambiar. Hasta que no se elimine y se establezca una democracia que respete a los seres humanos, eso no va a cambiar. Pero creo que hay una inquietud más despertada dentro del pueblo cubano y la juventud, que ya no aguanta más. En Cuba está en proceso el cambio de eliminar el sistema que existe y entrar en un sistema plural, democrático y con respeto a todos los derechos humanos que se merece el pueblo cubano. Ese movimiento cada día coge más fuerza. Tengo la esperanza de que eso ya viene llegando, como dice la canción de Willy Chirino.

P.: Cuando eso pase, ¿te gustaría volver?
A.G.: Por supuesto. Tengo mucho deseo. Yo he estado en Cuba solamente una vez. Fui a Guantánamo con el maestro Cachao y Gloria y Emilio Estefan para tocar un concierto a los refugiados balseros que estaban ahí. No salimos de Guantánamo, pero estábamos en la isla. Fue en 1993. Pero nunca he estado en La Habana o en otro lugar. Ésa es mi decisión personal. No juzgo a los que van, pero a mí no me interesa estar involucrado con ese régimen. Eso es un sacrificio, porque todos los exiliados que amamos a Cuba por supuesto queremos estar ahí. Ese régimen puede tomar posesión de Cuba, pero no puede tomar posesión de la Cuba dentro de mí. Hay esperanza.

P.: El año pasado Francis Ford Coppola reeditó “El Padrino 3”. ¿Qué te parece la nueva versión?
A.G.: Muy bonita. Los cambios que le hizo te meten en la historia de forma mucho más precisa, sin demorarse, lo que ayuda al arco emocional de la película. Me emocionó mucho verla de nuevo. La vi con Al [Pacino], Diane Keaton y George Hamilton en Paramount Pictures, en un salón precioso. Todos nos quedamos muy emocionados, nos afectó muchísimo.

P.: ¿Te gustó más que la original?
A.G.: Tiene un enfoque diferente que toca la parte emocional. Tiene un final diferente. Es la película que Francis quería hacer y no pudo, como él dice. En aquel momento se apuró un poco en sacarla, quería haber tenido más tiempo para masticar la película. Me siento feliz de que él se sienta feliz de poder haber dejado la película como él la quería dejar. Eso es importante. Él ha hecho eso con varios de sus proyectos: “Apocalypse Now”, “The Cotton Club” y ahora con El Padrino “Coda”, que era el título original cuando recibimos el guion: “Coda, The Death of Michael Corleone”.

En el canal de YouTube de La Vibra puedes ver esta entrevista completa: