Pequeñas empresas ya no podrán beneficiarse del Programa de Protección del Pago de Nómina

Pese a que el programa ha sido útil para que las empresas puedan mantener a sus empleados en su nómina, hay un cúmulo de adversidades que se han presentado desde que inició, esto ha tenido que ver con su implementación y ejecución. Algunos negocios se han quejado porque no se han apoyado a los más vulnerables

Los expertos y la clase política han dicho que se debe seguir apoyando a los pequeños empresarios, pese a que hay una recuperación económica en todo el país.
Los expertos y la clase política han dicho que se debe seguir apoyando a los pequeños empresarios, pese a que hay una recuperación económica en todo el país.
Foto: Shutterstock

Las pequeñas empresas del país corren el peligro de que pronto terminará el apoyo que otorga el Programa de Protección del Pago de Nómina (PPP, por sus siglas en inglés), el cual les ayuda a que sus negocios sigan operando.

La principal razón del porqué ocurre esto, tiene que ver con que el presupuesto de esta medida, impulsada por el gobierno federal, para ayudar a los pequeños empresarios a causa de la pandemia de la Covid-19 se está agotando.

Este apoyo se estableció el año pasado con el fin de brindar préstamos a pequeñas empresas, condonables si se empleaban para pago de nómina, se renovó en enero para una segunda ronda de ayuda con un presupuesto de $284,000 millones de dólares.

Pese a que el programa ha sido útil para que las empresas puedan mantener a sus empleados en su nómina, hay un cúmulo de adversidades que se han presentado desde que inició, esto ha tenido que ver con su implementación.

Muchas pequeñas empresas estaban inconformes debido a que en la primera ronda de apoyos, la ayuda se destinó, principalmente, a las organizaciones más grandes y sólidas, dejando fuera a las más vulnerables.

Cuando comenzó la segunda ronda, las empresas vulnerables pudieron acceder a los fondos, pero los tiempos de procesamiento tomaron más tiempo, pues la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (SBA, por sus siglas en inglés) implementó reglas para combatir el fraude.

El paquete de estímulo,  aprobado en marzo, asignó $7,25 mil millones adicionales al Programa de Protección del Pago de Nómina, con lo que el total asciende a casi $292 millones.

De acuerdo con la Administración de Pequeñas Empresas, hasta el 5 de abril aprobó casi 4 millones de préstamos por un valor aproximado de $224,000 millones. Con base en las cifras, únicamente quedan alrededor de 68 mil millones por gastar.

El 24 de marzo en el Senado, Patrick Kelley, miembro  de la SBA, dijo que al PPP le quedaban $79,000 millones, asegurando que se agotarían los recursos a mediados de abril si las solicitudes continuaban al mismo ritmo.

Además, en ese momento, la SBA tenía alrededor de $190,000 préstamos retenidos, mientras se resolvían problemas pendientes con las solicitudes, lo que redujo aún más los fondos restantes.

Expertos como Rebecca Shi, directora ejecutiva de la American Business Immigration Coalition, han dicho que más allá de la recuperación económica que está viviendo el país, las pequeñas empresas deben seguir apoyadas por el gobierno.

La directora del American Business Immigration Coalition externó que “no hay una razón para poner fin a los PPP y sus préstamos condonables, sino quizás es tiempo de  considerar un alivio más específico”.

También te puede interesar: 1 de cada 4 trabajadores buscará cambiar de empleo con el fin de la pandemia