El alcalde Eric Garcetti será recordado por el alarmante crecimiento del desamparo

Trato pero no pudo y le faltó liderazgo, dicen expertos y activistas

El alcalde Eric Garcetti será recordado por el alarmante crecimiento del desamparo
El alcalde Eric Garcetti y su legado para los angelinos. (Aurelia Ventura/La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

El alcalde Eric Garcetti firmó esta semana el presupuesto de la ciudad de Los Ángeles para el año fiscal 2021-22, el cual podría ser el último de su mandato, si se confirma la noticia de que el presidente Biden lo nominará embajador de Estados Unidos en la India. 

La Opinión consultó a expertos en el tema y a activistas sobre el legado del alcalde de Los Ángeles si deja el cargo, antes de tiempo, para asumir funciones diplomáticas.  

Garcetti fue electo alcalde en 2013. En 2017 fue reelecto. Debido a cambios en el calendario electoral, su segundo mandato durará un año y medio más, y no cuatro como normalmente ocurre. De acuerdo a estos ajustes, su período de gobierno termina el 12 de diciembre de 2022.

Recordemos que ganó la presidencia municipal, prometiendo acabar con el desamparo crónico y construyendo vivienda accesible. 

Pero a casi 8 años de haber asumido el cargo, los niveles de desamparo se han disparado a niveles alarmantes, la gentrificación – el desplazamiento de las familias trabajadores de sus edificios para construir condominios para la clase alta – se ha acelerado a pasos agigantados, y la inseguridad se ha incrementado en el último año.

Mujer en Skid Row
Consideran que el alcalde Eric Garcetti será recordado por el desamparo. (Getty Images)

¿Un presupuesto por la justicia?

Chamba Sánchez, profesor de ciencias políticas de los colegios comunitarios de Los Ángeles, dice que el plan de gastos del alcalde Eric Garcetti por $11,200 millones es considerado por el propio edil y los concejales como un presupuesto para la justicia.

“Es un presupuesto sin precedentes. El alcalde está destinando casi $1,000 millones para resolver el problema del desamparo. Y después de todo el escándalo acerca de que estaba dejando de financiar a la policía, el presupuesto del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) se incrementó comparado con el año pasado”.

Por supuesto, dice el profesor, el alcalde estaba pensando en su legado cuando firmó lo que califica como un presupuesto valiente. “Está dejando el cargo para unirse a la administración Biden y quiere aparecer como un líder preocupado y progresista que deja todos los recursos necesarios para atender los abrumadores desafíos de la ciudad”.

Sin embargo, sostiene que eso no servirá. “La gente siempre recordará al alcalde Garcetti como un líder inestable a quien le faltó el valor y las convicciones para tomar las decisiones difíciles”.

Afirma que fue grande en su visión, pero pequeño en detallar sus planes de acción.

“Ha sido bueno para racionalizar los problemas, pero ha carecido de la agudeza y la capacidad para contratar personas que pudieran haberlo ayudado a identificar soluciones viables adecuadas”.

Al alcalde Garcetti – dice – le gusta ser el hombre más inteligente en el cuarto, y nunca tuvo una persona en su equipo que pudiera desafiar su visión para que él presentara mejores soluciones.

Cuando los angelinos piensen en Eric Garcetti como su alcalde, la crisis del desamparo vendrá a sus mentes de inmediato”.

Los megaproyectos son parte de la gentrificación aprobada por la ciudad de Los Ángeles. /Aurelia Ventura

Trató pero no pudo

El activista Ron Gochez dice que desafortunadamente el alcalde no dejará la ciudad en un buen momento. “El desamparo y la pobreza empeoraron durante su gobierno. Así que su legado será la gentrificación a la que apoyó desde que era concejal por Hollywood”.

En la actualidad, es imposible para la clase trabajadora comprar una casa en Los Ángeles. “No está a su alcance y las rentas son excesivas”.

Góchez dice que entiende que es muy limitado, lo que puede hacer un solo individuo, en este caso, un alcalde. “Pienso que trató, pero no pudo. Lo único que nos queda como comunidad, es organizarnos, defendernos y presionar para que la gentrificación no siga”.

Lupita González, organizadora de inquilinos de la Alliance of Californians for Community Empowerment, dice que la gentrificación comenzó hace 20 años, pero se intensificó a partir de 2016.

A pesar de todo, reconoce que Garcetti ha apoyado a los inquilinos al aplazar las demandas contra quienes estén atrasados en el pago de la renta de las viviendas, hasta 12 meses después de que se declare como terminada la crisis de salud.

“También dio cierta ayuda económica el año pasado para el pago de la renta. No fue suficiente, pero lo hizo. Nadie estaba listo para la pandemia”.

Y considera que el proceso de gentrificación, no es responsabilidad del alcalde sino de la comisión que aprueba las construcciones y de los desarrolladores inmobiliarios que sacan a los inquilinos bajo tácticas de intimidación.

Yo le daría al alcalde Garcetti un 8 de calificación porque la única forma de que los gobernantes nos hagan caso y detengan las prácticas inescrupulosas contra los inquilinos, es que la comunidad salga a votar, se organice y ponga presión”.

Resume diciendo que tenemos que trabajar con el alcalde en turno en los temas que nos afectan y no esperar a que nos pasen los problemas para dejar la apatía. “El problema es que no estamos participando”.

Falto liderazgo para atender los problemas de los angelinos. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Ausencia de liderazgo

Luis Alvarado, consultor republicano sostiene que el alcalde Garcetti demostró su capacidad para no hacer nada grande y salir ileso por su ineptitud. “Todo lo que ha hecho son solo trucos de espejo para engañarnos y hacernos creer que hace grandes cosas”.

Afirma que su administración se ha destacado por su falta de liderazgo y no enfrentarse a los líderes demócratas de Sacramento para proponer reformas a la salud mental como en el caso de los desamparados. “Solo propuso curitas y el desamparo, el problema principal que dijo que iba a resolver, es cada día más grave. Las rentas están muy altas y comprar una vivienda es imposible para la gente trabajadora”.

En suma, durante su gobierno, la brecha entre ricos y pobres se amplió porque no fue capaz de ser abogado de la gente que necesitaba ayudar. “Eso sin contar con que tuvo problemas tanto como Black Lives Matter como con el Sindicato de Policías”.

Juan José Gutiérrez, líder de la organización proinmigrante One Stop Immigration, dice que el alcalde Garcetti dio resultados mixtos a la comunidad migrante de Los Ángeles.

“Es admirable que siempre mostró su apoyo para los inmigrantes y estuvo de su lado en sus luchas, pero en la práctica creó una Oficina para los Asuntos de los Inmigrantes que solo tuvo un papel de membrete”.

Al principio, puso a cargo a una académica que si bien era una inmigrante ecuatoriana, estaba desconectada totalmente de la realidad de los inmigrantes y era muy burócrata. “Lo que es peor ignoró a organizaciones como One Stop Immigration que lleva 50 años trabajando con los inmigrantes en Los Ángeles, así como a muchas otras como Hermandad Mexicana y algunas más que velan por los intereses de los centroamericanos”.

En conclusión, Gutiérrez dice que Garcetti apoyó en su discurso a los inmigrantes. Pero “en la práctica nunca quedó claro que fueran una prioridad”.