Café helado vs café frío: cómo prepararlos en casa mejor que en Starbucks

El café helado y el café frío o cold brew se preparan de distinta manera y también tienen algunas diferencias en su sabor; puedes realizar ambas infusiones en casa, hacerlo es muy sencillo

Café helado vs café frío: cómo prepararlos en casa mejor que en Starbucks
El café helado regular se prepara como el café caliente y luego se enfría.
Foto: Royston D / Pexels

El café es una de las bebidas favoritas durante todo el año. Se disfruta caliente durante el frío invierno y para el calor del verano puedes elegir entre las opciones refrescantes de café helado y café frío. Te diremos cómo se preparan ambas bebidas para que puedas realizarlas en casa a un menor costo que en Starbucks u otra cafetería.

Como sucede con el café caliente, puedes encontrar una variedad de cafés fríos y helados. Nos enfocaremos a su versión regular. Lo primero que debes saber es que el café frío y el café helado no se preparan de la misma manera.

El café helado regular se prepara inicialmente como el café caliente y para enfriarlo rápidamente se vierte directamente sobre hielo, también se puede enfruar lentamente en el refrigerador. En cambio, para preparar el café frío o cold brew no se requiere de calor; se trata de una infusión en frío que requiere varias horas para estar listo.

Café helado

El café americano helado de Starbucks está elaborado tragos de espresso cubiertos con agua fría y luego se sirven sobre hielo. Los que da como resultado “una taza maravillosamente rica con profundidad y matices”, según describe la cafetería.

Cafetera Chemex
Foto: Dziana Hasanbekava/Pexels

Quienes preparan el café con el método de vertido (al estilo japonés), como en una cafetera Chemex, también pueden obtener un café helado. Para esta preparación se deben colocar pequeños cubos de hielo en el recipiente de vidrio. El choque de temperatura será casi al momento luego de que el agua caliente se vierte sobre los posos en la parte superior.

Café frío o cold brew

El cold brew es una infusión en frío en la que los granos de café molido grueso se sumergen en agua fría o a temperatura ambiente y se dejan reposar durante entre 12 y 24 horas. Este proceso extrae el café y crea un concentrado. Ese concentrado se diluye con agua y se bebe solo o en otras bebidas.

Para preparar café frío necesitas los granos de café molido, un filtro (puede ser de papel, tela, una gasa o malla) y un recipiente para preparar y almacenar la infusión, ya sea un frasco o una olla.

La proporción de café es una libra de café por galón de agua. Combina el café y el agua. Luego deja reposar el café durante 12 horas. Cuela la bebida con el filtro. El concentrado resultante está listo para servir mezclado en proporción uno a uno con agua o leche.

El café frío es una bebida saludable y estimulante que su vez puede ser más tolerable para las personas con síntomas de reflujo o acidez estomacal. La infusión del café frío extrae menos compuestos ácidos y amargos de los granos, es más suave y con bajos niveles de acidez en comparación con los cafés helados tradicionales.

Te puede interesar: