Casi la mitad de adultos mayores latinos no se han vacunado

Han mejorado las estrategias de vacunación contra Covid-19, pero aún falta

Casi la mitad de adultos mayores latinos no se han vacunado
Muchos ancianos latinos aún no se vacunan contra Covid-19. (EFE/EPA/ETIENNE LAURENT)
Foto: ETIENNE LAURENT / EFE

En California, una cuarta parte de las personas de 65 años o más no están vacunadas, y entre los latinos, el 40% de los mayores de dicha edad, casi la mitad, no han recibido la vacuna contra Covid-19.

Un grupo de expertos que se reunieron en la videoconferencia: “Vacunando a quienes están en más alto riesgo y son más difíciles de alcanzar: Adultos mayores, gente con discapacidad y minorías”, convocados por Ethnic Media Services, coincidieron en que esta población ha enfrentado un mayor riesgo de contraer el virus.

Han tenido que lidiar con barreras para vacunarse, especialmente si viven solos, carecen de tecnología o hablan otros idiomas además del inglés.

Kim McCoy Wade, directora del Departamento de la Vejez de California, dijo que tras la pandemia casi estamos de vuelta para reabrir, pero todavía no estamos listos.

Más del 65% de los adultos de 65 o más años ya recibieron la vacuna, pero estas cifras varían según las comunidades. Entre los latinos, el 40% de los mayores de 65 años no se han vacunado“.

Para abatir esta brecha, expuso que están tratando de hacer cada vez más fácil la aplicación de la vacuna a través de llamadas telefónicas, tocar de puerta en puerta, comunidades móviles de vacunación y otras actividades de divulgación.

“Ofrecemos transporte. Nos comunicamos con la gente latina para responder a sus preguntas y el gobernador tiene una estrategia para donar tarjetas de regalo”.

La doctora Louise Aronson, geriatra y profesora de medicina de UCSF y autora del libro:“Elderhood” (La Tercera Edad), afirmó que hay grandes diferencias entre quienes reciben las vacunas.

La gente más saludable se vacuna más que aquellos que tiene mala salud, pese a que la necesitan más para evitar caer en el hospital y morir“.

Señaló que el 34% de los fallecidos por Covid-19 han sido adultos mayores que vivían en asilos.

“Representan una de cada tres muertes. Hemos escuchado algunas historias de terror en las residencias para ancianos”.

Las personas con discapacidad fueron rezagadas al principio de la pandemia. (Unsplash)

Discapacidad y Covid-19

La doctora Aronson dijo que hay un riesgo mayor de Covid-19 con la edad y la discapacidad. “Si son gente de las minorías y se tienen que quedar en su casa por tener una discapacidad, se vuelven invisibles; y como es muy difícil comunicarse con ellos y vacunarlos, los hemos dejado atrás”.

Lo mismo pasa con la gente mayor que vive en áreas rurales, o para quienes el inglés es su segundo idioma, con los inmigrantes o las personas de bajos ingresos.

“En el caso de los adultos mayores, en California hay un esfuerzo para que los adolescentes animen a los abuelos a vacunarse, porque mientras mayor es la persona, hay más problemas de salud”.

Y añadió que la vacuna ofrece muchas ventajas para los adultos mayores, ya que cuando llegan a contraer Covid-19, ni siquiera han presentado síntomas.

Vacunación
Los adultos mayores aún están rezagados en la vacunación. (Getty)

Estrategias para vacunarlos

Anni Chung, directora de la organización Self Help for the Elderly (Autoayuda para la Gente Mayor), dijo que en sus esfuerzos para que los abuelos reciba la vacuna y atacar la mala información, pidieron al Departamento de Salud encontrar otra manera alternativa para ir a buscarlos.

“Empezaron a trabajar con los grupos de la comunidad y a poner clínicas y doctores en lugares disponibles para la gente mayor, ya que los lugares de vacunación masiva no funcionan para los ancianos”.

Observó que ha habido muchos esfuerzos de promoción con residentes que a veces no contestan el teléfono y hay que tocarles la puerta y hablarles en su propio idioma.

Hay gente que piensa que le van a inyectar el virus y que con la vacuna los podrán seguir por todos lados. No tienen confianza. Son obstinados, pero no nos vamos a rendir. Vamos a ir a darles las vacunas en persona“.

Hizo ver que tienen que seguir ayudando a la gente mayor y hacer todos los esfuerzos posibles para que se vacunen.

“Si el transporte es una barrera porque tienes movilidad limitada, llamen al 833-422-4255 o visiten la página Myturn.ca.gov para hacer una cita. No importa el condado donde vivan, podemos ir a su casa”.

Vacuna Pfizer
La desconfianza en el sistema de salud de EE UU fue un factor en contra para la vacunación. (Getty Images)

Desconfianza en sistema de salud

Cindy Cox-Roman, presidenta de HelpAge USA, una organización no lucrativa global que trabaja para el bienestar e inclusión de los adultos en países en vías de desarrollo y poblaciones diásporas en EE UU, dijo que el injusto sistema de salud para la gente mayor, no les ha ayudado

También en enero cuando se comenzó a vacunar, se presentaron muchos obstáculos para el acceso y largas filas. “Fue muy frustrante para nuestros ancianos”.

En la actualidad, las personas de la tercera edad ya se está vacunando a mayores tasas. “Las estrategias empleadas están haciendo la diferencia”.

Las personas con discapacidad no fueron consideradas prioridad al inicio de la vacunación. (pixabay)

‘No éramos prioridad’

Jessica Lehman, directora de Senior and Disability Action, una organización que aboga por la gente con discapacidades, dijo que tomó mucho tiempo para que se dieran cuenta que Covid-19 estaba afectando a los mayores y no se estaba vacunando a las personas con condiciones especiales.

“En Estados Unidos no he podido obtener las cifras de cuántas personas con discapacidad han muerto por Covid-19”.

Dijo que durante la pandemia, los hospitales estaban tan preocupados de no tener camas en las salas de cuidado intensivo, que al tomar decisiones, estaba muy claro que la gente mayor o con discapacidad estaba muy abajo en la lista de prioridades.

“Se trataba de ver quién podía sobrevivir, y era como si la gente mayor valiéramos menos”.

Recordó el caso de Michael Gibson, un señor con discapacidad que murió por Covid-19. “El doctor, un hombre blanco sin discapacidad, sugirió que le quitaran el ventilador y dijo que no tenía calidad de vida debido a su condición especial”.

Al inicio de la vacunación, anotó que la gente con limitaciones no fue prioridad y se enfocaron en los trabajadores de los restaurantes porque de lo que se trataba, era de ganar dinero, hacer negocio y repuntar la economía.

Y resumió diciendo que con la pandemia, aprendieron que se debe cambiar la manera en que vemos la edad y la discapacidad. “Hay que hablar con la gente mayor para ver que nos dicen y demostrar que son una parte integral de nuestra sociedad”.