Marilaura López: ‘Pensé que me iban a matar’

Buscan a responsables de ataque a vendedora ambulante latina en Lynwood

Marilaura López: ‘Pensé que me iban a matar’
Marilaura López (izq.) cuenta el susto que se llevó luego de ser agredida mientras trabajaba.
Foto: Impremedia

Marilaura López, una vendedora de frituras en la calle logró recuperarse después de ser agredida por cuatro ladronas la tarde del domingo, en Lynwood.
“Me da miedo volver a encontrármelas; son personas desalmadas y sin corazón”, dijo a La Opinión la vendedora mexicana.

López, de origen poblano regresó ayer a la calle Oakwood, casi esquina con State donde saludó a “Carlos”, el buen samaritano que salió en su auxilio cuando escucho sus gritos desesperados pidiendo auxilio.

“Pensé que me iban a matar”, declaró Marilaura, “Las cuatro muchachas afroamericanas me rodearon; dos de frente y las otras dos a los lados; una de ellas estaba armada y otra me pegó con el puño”.

Todo sucedió alrededor de las 6:30 de la tarde del domingo, cuando las agresoras bajaron de un automóvil, que era conducido por un hombre, para supuestamente comprar un raspado de chicle.

“Les serví uno y les pregunté en español: ‘¿Algo más?’… En ese momento me sujetaron de las manos y una de ellas agarró mi bolsa del dinero; forcejeamos y luego sentí un golpe duro en la cabeza y me tiraron al piso”, recordó Marilaura, de 38 años de edad.

Las malhechoras, que se burlaron de ella la atacaron sin piedad y le robaron aproximadamente 200 dólares de la venta de ese día. Aunque ella gritaba por ayuda, solamente un vecino de la calle Oakwood salió en su defensa.

“A la señora la conocemos desde hace casi 10 años”, manifestó Audrey Casas, directora de Mastering Hope Foundation de Lynwood, formada por un grupo de educadores y miembros de la comunidad que apoyan a las familias de bajos recursos, que fueron desempleados o sufrían una menor accesibilidad a los alimentos durante la pandemia de COVID-19.

“De hecho, ella fue la primera a quien ayudamos con alimentos”.

Enterada de la golpiza a Marilaura, Audrey se dedicó a organizar a la comunidad y el domingo organizarán una kermesse para recaudar fondos y ayudar a la inmigrante mexicana, quien es madre de cuatro hijos.

“Queremos que la celebración sea memorable porque deseamos enviar un mensaje de bendiciones para Marilaura, para que no se sienta traumatizada”, dijo Audrey Casas.

‘Carlos’(der.) fue el vecino de la cuadra que salió a socorrer a Marilaura tras el ataque. / fotos: Jorge Luis Macías.

En cifras

De acuerdo con datos del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), de 38 ataques a vendedores ambulantes en 2010 la cifra se disparó a 166, es decir, se dio un aumento de 337%.

De hecho, en el vecindario de Westlake, donde se encuentra el parque MacArthur y las ventas ambulantes son numerosas, en 2019 se registraron 29 agresiones y robos y 28 en 2020 -teniendo en cuenta que había menos movilización de personas por la pandemia, esta es una cifra alta.

El área más impactada fue Pico-Union, con seis casos.

Aunque no sufrió heridas graves, Marilaura decidió irse a su casa y uno de sus hijos la llevóhospital LAC+USC Medical Center donde le tomaron radiografías de la cabeza y del cuerpo. Fue dada de alta el mismo domingo.

“Gracias a Dios no tengo ninguna fractura”, expresó.

El peligro ya pasó, pero me duele muchísimo la rodilla derecha”, dijo Marilaura. “Yo presentía el peligro cuando el carro ya había pasado tres veces por donde yo caminaba”.

A través de Mastering Hope Foundation también se abrió una cuenta de GoFundMe para ayudar a la vendedora ambulante. La cuenta se encuentra AQUí

Las autoridades tienen una fotografía del vehículo donde huyeron los ladrones, aunque carecen aún de la matrícula para identificarlos.

Por otra parte, el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles sigue las investigaciones y está buscando videos y testigos adicionales. Cualquier persona con información debe comunicarse con el LASD o proporcionar información anónima a Crime Stoppers al 1(800) 222-8477.

Audrey Casas, maestra y residente de Lynwood: “Marilaura ha sido víctima de una agresión y el abogado Alfonso Morales le ayudará a tratar de conseguir sus documentos de inmigración”.

MaríaZúñiga, trabaja en una panadería y es residente deLynwood:

“Ella [Marilaura López] se gana la vida honradamente y no le pide limosna a nadie; a los que la atacaron deben agarrarlos y meterlos a la cárcel”.

Deena Pérez, ama de casa y residente de Lynwood;

“Yo salgo poco de mi casa y cuido a mis hijos porque en la calle hay mucha gente loca; pronto me voy a mudar a otra ciudad”.

Francisco Chávez, jubilado y residente de Lynwood:

“El ataque a esa pobre mujer estuvo muy mal; como que los afroamericanos ya la traen con uno; hay que parar esta situación. No es justo que ella trabaje todo el día y le roben sus pertenencias”.