El socavón de Puebla se traga la casa contigua, sólo queda una habitación en pie

La vivienda de ladrillo y hormigón, cuyos dueños agricultores habían sido desalojados por la amenaza del inmenso hoyo, sucumbió casi totalmente en la madrugada del sábado

El socavón de Puebla se traga la casa contigua, sólo queda una habitación en pie
El socavón en el Municipio de Juan C. Bonilla, Puebla, ya se tragó casi toda la casa de la familia Sánchez Xalamiahua.
Foto: Agencia Reforma

Apenas queda una habitación en pie.

La casa de la familia Sánchez Xalamiahua, que llevaba quince días amenazada por un enorme socavón en una zona agrícola de Puebla, en el centro de México, cayó casi completamente en la madrugada del sábado, según el testimonio de vecinos citados por medios locales.

La vivienda había sido desalojada por las autoridades luego de que el agujero se proyectara como una amenaza.

El socavón apareció el pasado 29 de mayo con apenas 5 metros (16 pies) de diámetro, pero creció a un ritmo sostenido y rápido. Hasta el viernes, tenía un diámetro superior a los 125 metros (400 pies) en algunos sitios y se estima que podría tener una profundidad de hasta 45 metros (150 pies) en su punto más hondo, aunque es difícil saberlo con exactitud, puesto que está lleno de agua.

El gobierno mexicano había enviado a soldados para mantener a los curiosos a 600 metros (2,000 pies) de las orillas del hoyo, en el que cayeron dos perros a mediados de semana, y permanecieron por dos días atrapados sin comida antes de ser rescatados el viernes.

“Lo estamos pasando muy difícil. Estamos dolidos por nuestro patrimonio”, dijo Magalena Xalamigua Xopillacle, dueña de la casa de ladrillo y hormigón que vio desplomarse paulatinamente hacia el agujero. “A veces nos sentimos mal de tanta tristeza”.

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, dijo el viernes que la familia Sánchez Xalamiahua no quedará desamparada, pues las autoridades locales “le cederán un terreno en el que el Gobierno estatal edificará una nueva vivienda en una zona segura”. No está claro cómo serán compensados por sus tierras y cosechas.

El hoyo apareció la tarde del 29 de mayo en tierras de cultivo de la junta auxiliar de Santa María Zacatepec, a unos 119 kilómetros de Ciudad de México. /Foto: AGENCIA REFORMA

Científicos del Centro Nacional de Prevención de Desastres, el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Autónoma de Puebla realizaron trabajos geofísicos para determinar el origen del hoyo en estos terrenos ubicados a 20 millas (30 kilómetros) del volcán Popocatépetl.

Su conclusión provisional es que es el resultado de la extracción excesiva de aguas freáticas por parte de las fábricas o de una planta embotelladora de agua en el área. Pero el fondo está lleno de agua que parece tener corrientes fuertes, y la Coordinación Nacional de Protección Civil del Gobierno de México ha señalado que los expertos creen que fue provocado por una especie de río subterráneo.

“Es altamente posible que el origen del socavón se encuentre asociado a la presencia de flujos de agua subterránea”, de acuerdo con Protección Civil.

Barbosa, quien calificó al socavón como un “asunto de enorme riesgo”, dijo que, si se debe a la extracción de agua, cancelará los permisos.

Vecinos de viviendas cercanas han expresado su preocupación por los temblores que provoca el agujero mientras se agranda cada vez más y que, según aseguran, está provocando grietas en sus casas.

Al mencionar el riesgo de que haya más fracturas en la tierra, las autoridades han advertido a la población que se mantenga alejada del lugar en el pueblo de Zacatepec, al este de la Ciudad de México.

“No es un atractivo turístico, ni un sitio para visitar con tu familia”, subrayó Protección Civil el miércoles.

Las autoridades han colocado vallas de metal y han acordonado la zona para mantener a la gente alejada. El sobrevuelo de drones también ha sido restringido.

Con información de Milenio y The Associated Press